Los grafitis en el nuevo cauce, una práctica imparable de alto riesgo

Una gran pintada en el nuevo cauce del río Turia. / damián torres
Una gran pintada en el nuevo cauce del río Turia. / damián torres

El conductor que atropelló al chico dio negativo en alcohol y drogas y el Gobierno alerta del peligro de las pintadas junto a la V-30

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

Hay pintadas reivindicativas, lemas ocurrentes, declaraciones de amor, textos políticos, conmemoraciones de aniversarios, dibujos transgresores, elaborados 'tags' grafiteros... Desde hace años, las rampas del nuevo cauce son como un lienzo en el que, clandestinamente, cada cual expresa lo que le viene en gana desluciendo la estructura con la que la Confederación Hidrográfica del Júcar protege Valencia da salida al mar al río.

Pero se suma otro problema: el del riesgo. Al tratarse de una zona prohibida para el tránsito de peatones, los autores de las pintadas eligen la noche para sus acciones. También para no ser descubiertos, bote en mano, por la policía o la Guardia Civil. Hay menos coches que de día, pero también a más velocidad y con menos visibilidad.

Según fuentes de la investigación, el coche que atropelló al chico dio negativo en la prueba de alcohol y drogas. Ante la dolorosa muerte de Nacho, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Fulgencio, apeló a la prudencia. Insistió en que cruzar la V-30 para pintar el cauce «entraña el peligro de sobrepasar una autovía donde la circulación es rápida, con mucho riesgo intrínseco».

Durante un acto conmemorativo del 175 aniversario de la fundación de la Guardia Civil, pidió a los jóvenes que no pongan «en peligro sus vidas» en una época en la que hay «espacios culturales y actividades en ayuntamientos e instituciones que permiten disponer de foros donde manifestar la libre expresión».

Búsqueda de visibilidad

La razón de fondo que empuja a los grafiteros al cauce del Turia es, esencialmente, la visibilidad. Comprenden que su acción con las pinturas o sprays va a ser admirada por un elevadísimo número de conductores, va a quedar estampada en 'googlemaps' e incluso, en las de más tamaño, se aprecian desde el aire.

En los casos de las pinturas sentimentales, los autores lo interpretan como un gesto para impresionar a la pareja. La lucha contra las pinturas del cauce es una batalla perdida desde hace años. Algunas se borran, otras se deterioran, pero siempre afloran nuevas desde Paterna a la desembocadura.