La Fiscalía investiga el daño ambiental en la Albufera por el descenso del agua

Barcas amarradas en el parque natural de la Albufera./manuel molines
Barcas amarradas en el parque natural de la Albufera. / manuel molines

El ministerio público critica el descontrol de la Junta de Desagüe y pide a la conselleria#que imponga multas y releve en su función a la entidad si persiste

Lola Soriano
LOLA SORIANO

La Fiscalía Provincial de Valencia ha abierto diligencias de investigación Civil y Penal por el «alarmante descenso del nivel de agua del lago de La Albufera, causado por la Junta de Desagüe», según consta en el escrito hecho público en la jornada de ayer.

El ministerio público asegura que esta entidad que controla las compuertas y el bombeo de desagüe de la Albufera está incumpliendo de forma reiterada incluso resoluciones anteriores ya fijadas y añade que dada «la gravedad del daño al equilibrio y sostenibilidad medioambiental del lado de La Albufera» propone nuevas medidas coercitivas.

En el informe se propone la adopción de los siguientes medios de ejecución forzosa: en primer lugar, «multas a la Junta de Desagüe».

Medio Ambiente dice que no tiene sanciones tipificadas por la bajada puntual del nivel

En segundo lugar, cita que «en caso de persistencia en el incumplimiento de la resolución, y a fin de poner fin de forma efectiva y definitiva a la situación de daño medioambiental al lago de la Albufera, se proceda a la ejecución subsidiaria, sustituyendo la Dirección General de Medio Natural y de Evaluación Ambiental, por sí o a través de quién designe, a la Junta de Desagüe en la gestión del manejo de las compuertas y el bombeo de desagüe del lago».

En tercer lugar, la Fiscalía añade que la sección de lo Contencioso Administrativo de la Fiscalía Provincial ha remitido testimonio a la sección Penal de Medio Ambiente y Urbanismo, que ha incoado diligencias de investigación Penal para valorar la existencia de posibles responsabilidades penales.

Estas diligencias de investigación se producen después de que el pasado 6 de junio se detectara que el agua de la Albufera tenía un nivel inferior a los 10 centímetros que marcó la Conselleria de Medio Ambiente como una de las acciones que se incluyó en un paquete de medidas impulsado tras recibir ya una primera llamada de atención de la Fiscalía en 2016. Entonces, Medio Ambiente ya reguló el régimen hídrico de la laguna y estableció unas normas o medidas que tenía que cumplir la Junta de Desagüe, entidad que controla el manejo de las compuertas de la Albufera y el uso del agua para el riego de los arrozales colindantes.

La Junta controla las compuertas de desagüe y el uso del agua para el riego de los arrozales

Entre las normas establecidas, se fijó un mínimo de 10 centímetros sobre la gola durante el cultivo del arroz (de mayo a octubre) y de 25 centímetros durante la época en que se inundan los campos (de noviembre a enero). Y el resto del año se decidió que el nivel podría ir entre 5 y 10 centímetros.

Desde la Conselleria de Medio Ambiente explicaron ayer que todavía no habían recibido las diligencias de la Fiscalía. También indicaron que la Junta de Desagüe mantiene la responsabilidad de abrir y cerrar las compuertas y de cumplir los niveles de agua exigidos. A la pregunta de si van a quitarle esta competencia, aseguraron que de momento no se ha contemplado esa posibilidad. Añadieron que primero se tendrá que estudiar el caso y ver si no vuelven a incumplir.

Niveles de agua

Inundación.
A mitad de mayo se inundan los campos de arroz.
Vaciado de campos.
En junio las plantas de arroz necesitan recibir luz solar y la Junta de Desagüe vacía cuatro ó cinco centímetros cúbicos de la Albufera y luego vierte parte del agua de los campos al lago. En este periodo se tira y coge agua en varias ocasiones.
Sin agua.
El 15 de septiembre se vacían los campos.
Tancats.
Los campos que están a nivel inferior del lago se vacían de agua con el bombeo para trabajar la tierra entre marzo y mayo.
Perellonà.
Una vez ha terminado el cultivo en estas tierras de los tancats se hace la 'Perellonà'. Se cierran las compuertas de las golas y llega el agua del Júcar y Turia, aunque la aportación de la Confederación no tiene una cifra concreta. En esta época el lago pasa de 3.600 hectáreas a unas once mil.

A pesar de que ya ha habido varios episodios de un nivel inferior al establecido, reconocieron que nunca se ha multado a esta entidad y que cuando se ha producido un desajuste, lo que se ha hecho es informarles para que rectificaran. De hecho, reconocieron que no hay un articulado concreto para cuantificar económicamente las sanciones de este tipo «porque se trata de casos puntuales de bajada de nivel y no está contemplado en la legislación medioambiental porque no ha causado perjuicios al ecosistema».

Fortea: «No consentimos que tiren la culpa a los agricultores»

El secretario de la Junta de Desagüe de la Albufera, José Fortea, asegura que «parece que hay un acuerdo para cargarse la Junta de Desagüe». Y añade que «no consentiremos que nos declaren la guerra al sector agrario». Con estas palabras quiere expresar su malestar y pide que «no nos tiren todas las culpas». Según Fortea, «los agricultores son los primeros interesados en mantener la Albufera».

Sobre la reprimenda de la Fiscalía por bajar el nivel del agua explica que «cuando Medio Ambiente puso las medidas ya le dijimos que en junio era imposible mantenerlo por encima de 10 y que luego se compensarían los 4 centímetros. Nos dijeron que lo recogerían, pero vemos que no lo han modificado».

También opina que no está de acuerdo en el método de hacer las mediciones de los niveles. «Toman la medida a orillas del mar, en la gola y deberían de medir en la parte de arriba, de compuertas hacia arriba, a un kilómetro».

Desde la Junta de Desagüe exigen que el Ayuntamiento, «como propietario del lago, haga más inversiones arreglando motas, porque sólo ha actuado en la del Recatí y estas motas mantienen el nivel de la Albufera».

Desde el Ayuntamiento de Valencia, el concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, indica que están a la espera de consultar las diligencias. Y se añade que en numerosas ocasiones ha recordado a la Junta de Desagüe que hay que cumplir las normas de Medio Ambiente. Desde el Consistorio valenciano explican que se ha mantenido un diálogo constante con los agricultores para explicarles la importancia de mantener unos caudales mínimos de agua».