Unas esculturas con escenas sexuales en la Marina causan polémica entre las familias

Una pareja pasa por delante de algunas de las obras. En los detalles, varios ejemplos más./MANUEL MOLINES
Una pareja pasa por delante de algunas de las obras. En los detalles, varios ejemplos más. / MANUEL MOLINES

Las obras forman parte de una exposición de Antoni Miró ubicada en pleno paseo y la controversia se debe a lo explícito de las posturas

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

Las esculturas que forman parte de la exposición de Antoni Miró que se prepara en la Marina están dando que hablar. Objeto de selfies, sonrisas y gracietas fáciles entre los más jóvenes, la muestra está provocando controversia entre algunas familias por su ubicación. Y es que las piezas que ya han sido instaladas se sitúan en el paseo que discurre por delante de la antigua base del Alinghi, zona muy frecuentada por padres, madres y niños durante los fines de semana.

«Es que tal y como están colocadas, pegadas al agua, no puedes mirar otra cosa», explicaba Borja, un padre de Valencia que ayer por la mañana se topó con la exposición mientras paseaba con sus hijos. «Cuando hemos pasado había varias familias comentándolo con cierta indignación, coincidiendo en que la exposición no es adecuada para montarla aquí», continuaba. «Son escenas muy explícitas, he tenido que pasar distrayendo a los niños para evitar que las vieran. No es el sitio más adecuado», reiteró.

Las obras, elaboradas en planchas metálicas, evocan el arte griego e incluyen tanto las figuras propiamente dichas como algunos de los moldes. No hay cartelería ni información alguna -la muestra aún no está inaugurada- lo que provoca curiosidad. Quienes se detienen a observarlas pueden ver desde una reproducción de la Victoria de Samotracia hasta personajes representados en escenas sexuales, ya sea masturbándose, a punto de practicar una felación o en el momento previo a la penetración. Y con posturas variadas. En la mayoría se aprecian senos, vulvas o penes en erección.

«Artísticamente me parece bien, pero podían ponerlas donde no las vieran los niños», dice Rafael Gómez

«Es una guarrada y no viene a cuento. No me gusta por la imagen que da, aunque sea arte. Es que a esa se le ve el 'pepe'», decía contrariado Enrique Moreno, vecino del Cabanyal que se refería a la figura que está acariciándose la entrepierna. Pasó ayer por la zona a última hora de la tarde con su nieta, aún pequeña para entender el enfado.

Más guasa causó la muestra entre los hijos de Óscar Ponce y Mari Carmen Bonache, un matrimonio donde había división de opiniones. Al padre le parecía bien que se mostrara «arte de la antigua Grecia con naturalidad, tal y como era en realidad», mientras que la madre veía inadecuada la ubicación. «Por aquí pasan muchos niños. He tenido que escuchar a mis hijos diciendo que a ese -una de las obras- se le veía la 'chorreta'. Lo podían haber puesto en otro lugar más discreto, como en el edificio o en la zona joven»», explicaba Mari Carmen en referencia al Veles e Vents y al espacio circundante ocupado por los locales de ocio.

«He pasado distrayendo a mis hijos para evitar que se quedaran mirando», lamenta otro padre

Fue la misma opinión que trasladó Rafael Gómez, que acostumbra a pasear por la Marina. «La exposición desde un punto de vista artístico me parece muy bien, nada que decir, pero la podrían haber instalado en un sitio donde no la vean los niños, y el que quiera ir a verla que lo haga», dijo tras tomar algunas fotografías de las figuras.

Por su parte, Javier Gonzalo, joven sin hijos que hacía deporte por el paseo, se quedó sorprendido cuando dirigió la vista a las esculturas alertado por un grupo de jóvenes que posaban para hacerse fotos. «Sí me gustan, el arte también tiene parte de provocación, pero entiendo el malestar de los que van con los niños», admitía.

Algunas familias mostraban un punto de vista distinto. «Me parece bien, es algo natural que hoy en día está al alcance de cualquier menor, ya sea en la tele, en You Tube o en internet. Si lo ven se lo puedes explicar, si se lo evitas y lo escondes les creas expectación», defendía una pareja acompañada de una niña pequeña sentada en el carro. La misma postura expresó un matrimonio veterano tras observar las obras: «¿Cuánta violencia hay hoy en día en la televisión o en internet? Eso es lo que habría que vigilar. Para estas cosas (en referencia al contenido erótico) los niños ya están curados de espanto».

La exposición de Antoni Miró se inaugurará el 25 de septiembre y se mantendrá hasta el 30 de diciembre. La previsión es que las esculturas se queden al aire libre mientras que en la planta baja de la base se ubicarán diferentes pinturas del artista. Ha sido organizada por Presidencia de la Generalitat y la Conselleria de Educación y Cultura.

Artista multifacético, crítico e internacional

Antoni Miró nació en Alcoy en 1944. Aunque sobre todo ha producido obras pictóricas también cultiva otras disciplinas como la escultura, destacando por su crítica social y su realismo. Ha expuesto en decenas de países y también ha sido objeto de polémicas. En Gandia el PP tildó su escultura sobre la batalla de Almansa de catalanista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos