El Colegio de Arquitectos ofrece un convenio para desatascar licencias de obras

Edificio en construcción en Valencia. / damián torres
Edificio en construcción en Valencia. / damián torres

Bolant recuerda que la modificación de la ley autonómica permite colaborar con los ayuntamentos para reducir los atascos

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

El presidente del Colegio de Arquitectos de Valencia, Mariano Bolant, ofreció ayer a la concejala de Renovación Urbana, Sandra Gómez, la colaboración de la entidad para agilizar la concesión de licencias de obras con la firma de un convenio. Los promotores inmobiliarios llevan años denunciando que la lentitud de la Administración origina un tapón de miles de viviendas pendientes de aprobación, así como la pérdida de empleos.

Bolant recordó que las modificaciones de la Ley de Ordenación del Territorio permiten la participación de empresas y entidades a la hora de supervisar proyectos. «Se trataría de extender un trabajo que ya hacemos con los visados», indicó. Esta normativa está ahora en proceso de información al público, comentaron fuentes municipales.

La lentitud a la hora de gestionar las licencias de obras es algo que siempre ha perseguido al Consistorio, aunque tras la última crisis económica se han notado más si cabe los recortes de plantilla. La recuperación del sector inmobiliario ha pillado al gobierno municipal corto de personal, pese a los últimos nombramientos en Renovación Urbana.

La oposición afirma que se han producido esperas de hasta 3.800 expedientes, lo que el gobierno niega

La Asociación de Promotores Inmobiliarios habla de un retraso medio que va desde los 13 a los 15 meses desde que se presenta un proyecto hasta que se obtienen los permisos. El grupo municipal de Ciudadanos llegó a hablar de 3.800 licencias de todo tipo paralizadas, aunque esto fue desmentido por el gobierno municipal, al asegurar que habían contabilizado varias veces la misma petición de permiso.

Sea como sea, Bolant indicó que sigue habiendo un problema en la falta de agilidad para obtener las licencias de obras. La modificación de la ley autonómica permite un registro de empresas cualificadas para realizar una serie de trámites que ahora hacen los técnicos municipales. Lo mismo pasa con los colegios profesionales, no sólo el de Arquitectos, aunque a esta colaboración deben darle forma de convenio. El presidente de la entidad indicó que las tarifas se regularían de común acuerdo con el Consistorio.

La normativa permite la figura de la declaración responsable, una primera licencia que sirve para iniciar las obras básicas, aunque para los proyectos de gran calado se queda corto y es necesario acometer una tramitación larga donde la supervisión afecta a varios servicios. «Ahora visamos todos los proyectos, por lo que sería una extensión de lo que ya estamos haciendo», mencionó.

Los promotores llegaron a cifrar en 15 millones de euros el dinero que no ha cobrado el Consistorio del Impuesto de Construcciones por la demora en los permisos, para reivindicar una mejora en los trámites administrativos. En los últimos meses han aumentado las promociones en los barrios periféricos.

A la reunión con la también vicealcaldesa de Valencia acudió junto a Bolant el arquitecto Javier Domínguez. Ambos invitaron al Consistorio a participar en la edición de 2020 de Open House, unas jornadas de apertura de edificios emblemáticos que ya tuvieron un gran éxito este ejercicio. La invitación se extendió también a las actividades que se realicen por el Día Mundial del Urbanismo el 8 de noviembre.