Los premios Rei Jaume I, contra la paella, los toros y el flamenco

Publicidad en una marquesina de la EMT de Valencia./LP
Publicidad en una marquesina de la EMT de Valencia. / LP

Una campaña de la agencia de Risto Mejide que critica tradiciones para poner en valor la ciencia desata un aluvión de protestas

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Una campaña publicitaria de la agencia Aftershare.tv, fundada por Risto Mejide, para la Fundación Premios Rei Jaume I levantó ayer una enorme polvareda. La creatividad ha denostado términos como el flamenco, la paella, los toros, la siesta o las tapas a la ciencia para poner en valor la innovación. Según la agencia, los anuncios intentaban «poner punto y final a los tópicos sobre nuestro país en favor de nuevos conceptos vinculados a los proyectos de los ganadores de la presente edición». Sin embargo, la opción elegida fue tacharlos. El presidente ejecutivo de los premios, Javier Quesada, pidió ayer disculpas a quienes se pudieran haber sentido ofendidos por la controvertida campaña.

Y es que a la denuncia en una red social del cantaor flamenco Arcángel en la que criticaba la iniciativa, que tildaba de vergüenza, desató una ola de indignación en el mundo del flamenco. Rocío Molina o Jesús Carmona también protestaron y la bola de nieve, como suele ser habitual, se fue haciendo más grande con el paso de las horas. Primero se atribuyó la campaña, erróneamente, al Ayuntamiento de Valencia, al aparecer en 30 marquesinas de la EMT, en dos líneas de autobús (la 5 y la 79), en el ascensor de la plaza de los Pinazo, en la parada de Metrovalencia de la calle Xàtiva, en el kiosko de San Agustín y en dos carteles digitales en la estación Joaquín Sorolla. Sin embargo, el Consistorio salió rápidamente al paso para desmentir su relación con la campaña, hasta el punto de que el portavoz de Compromís en el Ayuntamiento, Pere Fuset, fue más allá y aseguró que contraponer cultura popular a ciencia «es un error en el que la fundación no debería haber caído». El concejal de Compromís Giuseppe Grezzi también terció y calificó la publicidad de la fundación de «muy mal gusto».

Se alinearon, así las cosas, con València en Comú, que exigió la retirada inmediata de la campaña. «Consideramos que no es aceptable que en un espacio publicitario de titularidad pública este instalada una comunicación que resulta denigrante y ofensiva para un patrimonio inmaterial de la humanidad como es el flamenco», señaló el grupo municipal en un comunicado, en el que indicaron que el concejal de Innovación que dirige Berto Jaramillo se pusieron en contacto con la fundación de los premios «para hacerles saber esta disconformidad».

La entidad no se atreve con las Fallas por ser demasiado locales y opta por incluir la paella

Y la reacción que se encontraron en la fundación fue una mezcla entre incredulidad y arrepentimiento. Quesada, además de pedir disculpas, explicó que la campaña está a punto de terminar. De hecho, ya ha comenzado a ser retirada de varias marquesinas. El presidente de la fundación indicó que los términos fueron elegidos en consenso con la agencia de comunicación. Se barajaron incluso las Fallas, pero la entidad no se atrevió. Una decisión sorprendente, ya que se trata probablemente de la fiesta española más universal y sin embargo fue desechada con el argumento de que es «demasiado local, aunque tremendamente importante». Sin embargo, sí se incluyó el término paella «para que se viera que no tiene nada que ver con regionalismos».

«Como creemos que ha entendido la mayoría de las personas, la campaña publicitaria sobre la reciente entrega de los premios ha querido resaltar la aspiración de que a España, además de identificarla por sus costumbres, su arte o su gastronomía, se la reconozca también por el nivel de excelencia de su ciencia, su tecnología y su empresa», indicó Quesada.

Galardonados con los Premios Jaime I de 2018, con la campaña de fondo, en una imagen del 5 de noviembre.
Galardonados con los Premios Jaime I de 2018, con la campaña de fondo, en una imagen del 5 de noviembre. / D. Torres

Por su parte, el popular publicista Risto Mejide se sumó ayer a las disculpas de la fundación «ante los que se hayan sentido ofendidos, aunque soy de los que lo consideran una oportunidad para abrir un debate».

Tanto la fundación como Risto Mejide se ven obligados a disculparse ante las numerosas críticas

Sin embargo desde la agencia, de la que Risto Mejide es director creativo ejecutivo desde que la fundó en 2007, presentaron la campaña el pasado 5 de noviembre con la intención de terminar con esos tópicos. «Ojalá la siesta, los toros y la fiesta den paso a la genómica nutricional, la lucha contra el cambio climático o los nuevos materiales protésicos como tópicos españoles», indicaron en su página web.

En Change.org se abrió una petición de firmas para que se retirara la campaña «que denigra el flamenco». En diez horas la solicitud ya contaba con más de 2.500 apoyos.

Campaña de publicidad.
Campaña de publicidad. / AfterShare.tv

 

Fotos

Vídeos