El borrador de la ordenanza de movilidad vulnera el Reglamento General de Circulación

Un ciclista cruza un paso de peatones subido en su bicicleta, ayer. / Consuelo Chambo
Un ciclista cruza un paso de peatones subido en su bicicleta, ayer. / Consuelo Chambo

La autorización a las bicicletas para que circulen por los pasos de peatones choca con la prohibición de la DGT

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

El borrador de la nueva ordenanza de movilidad del Ayuntamiento de Valencia contradice al Reglamento General de Circulación en lo tocante a si las bicicletas pueden o no cruzar un paso de peatones. El texto municipal estipula que sí, en su artículo 33, pero la ley nacional es tajante: los vehículos no pueden acceder a los pasos de peatones si están en fase verde para los viandantes.

Así lo confirmaron ayer fuentes de la Dirección General de Tráfico, que insistieron en que las bicicletas, por el momento, no pueden ir por los pasos de peatones. «La ordenanza entraría en contradicción con el reglamento general», explicaron fuentes del Ministerio del Interior, que también apuntaron que en 2015 se empezó a elaborar una modificación en el reglamento que estipulaba que las bicis sí podrían circular por el paso de peatones a paso humano, pero ese documento se quedó en un cajón y nunca se aprobó, por lo que la ordenanza municipal, escrita tal como está, contraviene la norma superior.

En cualquier caso, ese apartado del artículo 33 puede sufrir modificaciones. La ordenanza aún no ha pasado siquiera a periodo de alegaciones, donde tanto partidos como vecinos y entidades sociales de la ciudad podrán alegar lo que consideren. El apartado 3 del punto b del citado artículo estipula: «En los cruces de calzada en los que no existan pasos específicos para las bicicletas, las personas en bicicleta podrán utilizar los pasos de peatones, adaptando su velocidad a la del peatón, cuidando de no ponerlo en peligro y manteniendo una distancia mínima de separación con él de 1 metro. En este caso, las bicicletas tendrán prioridad de paso sobre los vehículos a motor aunque deberán ceder en todo caso el paso a los peatones». Este artículo podría sufrir modificaciones, porque incluso la Guardia Civil ha recordado por Twitter, en varias ocasiones, que los pasos de peatones no son lugar para las bicicletas.

Un borrador de Tráfico de 2015 iba a permitir que las bicis fueran por los pasos de cebra pero no se aprobó

También lo confirma así el Ayuntamiento de Vitoria, en una respuesta a un ciudadano de 2015: «La marca de paso para peatones (coloquialmente llamada paso de cebra) indica un paso para peatones, donde los conductores de vehículos o animales deben dejarles paso. En ella no tienen prioridad los ciclistas. Existe también la marca de paso para ciclistas, consistente en dos líneas transversales discontinuas y paralelas sobre la calzada, donde los ciclistas sí tienen preferencia. Nunca ha existido una norma, municipal ni de otra índole, que otorgue prioridad a los ciclistas en los pasos para peatones».

Reacciones de la oposición

La oposición criticó ayer los artículos de la ordenanza que se han ido conociendo a través de LAS PROVINCIAS. El concejal del grupo municipal popular Alberto Mendoza tildó la ordenanza de «traje hecho a la medida del concejal de Movilidad y sus amigos de la bicicleta». «Después de muchos meses en que Grezzi se ha escudado en que estaba trabajando en la ordenanza para justificar el caos en que se han convertido las calles, nos encontramos con que no ha sido capaz de concretar nada sobre la adaptación de esta normativa municipal a los nuevos modelos de movilidad que están surgiendo en la ciudad», dijo el edil.

Por su parte, Narciso Estellés indicó que la nueva ordenanza «genera inseguridad vial para todos los modos de transporte. Grezzi propone una ordenanza muy volcada hacia la bicicleta como el centro de la movilidad de la ciudad, lo cual guarda coherencia con su manera especial de ver la movilidad. Lo malo es que las normas de Grezzi no protegen a nadie. Ponen en peligro a peatones, ciclistas, motoristas, automovilistas y restos de usuarios de la vía pública», lamentó Mendoza.

El concejal de Cs fue muy crítico con el texto del borrador de la ordenanza de 28 de septiembre de 2018, pendiente aún de revisión interna por diferentes órganos del Ayuntamiento (pendiente de revisión de lenguaje no sexista) y manifestó: «Cuando se lee en el preámbulo de la ordenanza, la declaración de intenciones de reparto compatible de espacio público y la protección de cada tipo de usuario de la vía pública, partiendo desde el peatón como el más débil, es conceptualmente muy correcto y coincidente con nuestra manera de ver la movilidad sostenible. Sin embargo, una vez se profundiza en el texto se encuentran situaciones inadmisibles como los artículos 33 y 34, donde se indica que las bicicletas podrán circular por la derecha de los carriles bus con sobreancho. En estos casos se expone al atropello a un ciudadano que quiera subir a un autobús. Esta medida va también en contra de la accesibilidad universal».

Ni Madrid ni Barcelona exigen matrículas a las bicicletas

Como el borrador de la ordenanza valenciana, ni Madrid ni Barcelona exigen matrícula ni a las bicicletas ni a los patinetes. Ello complica multar a los ciclos, pues si el agente no da la sanción en mano al conductor en el momento, no tiene referencia para enviar la multa a su domicilio, como ocurre con los conductores de turismo.

Madrid sí propone la creación de un registro voluntario de bicicletas, que es obligatorio para los ciclos que se empleen para cuestiones turísticas o económicos. Aunque la ordenanza municipal de Valencia no incluye nada respecto a este registro, en 2016 el concejal Grezzi se reunió con la Universitat Politècnia de València y anunció que la ciudad iba a entrar a formar parte del «Biciregistro», un sistema estatal propiedad de la Red de Ciudades por la Bicicleta que cuenta con la participación de la Dirección General de Tráfico y de los Ayuntamientos. El «Biciregistro» permite buscar bicicletas que hayan desaparecido y recibir información relacionada, por ejemplo, en tu correo electrónico, pero nada se sabe de la puesta en marcha de este sistema.

 

Fotos

Vídeos