Los agentes piden el permiso a músicos y artesanos

Dos agentes de la Policía Local solicitan la autorización a un vendedor, ayer. / manuel molines
Dos agentes de la Policía Local solicitan la autorización a un vendedor, ayer. / manuel molines

D. G. VALENCIA.

La presencia policial en la plaza de la Reina no sólo sirvió ayer para ahuyentar a los manteros. Los agentes solicitaban a todos los vendedores ambulantes, músicos y artesanos los permisos pertinentes para ejercer su actividad. Aquel que no podía acreditar su tenencia, debía recoger los bártulos y hasta se expone a una sanción. Esta actividad -requerir la autorización a músicos callejeros y velar por el cumplimiento de las ordenanzas- ha supuesto el último encontronazo entre la Policía Local y el concejal Giuseppe Grezzi. Mientras los agentes decomisaban el amplificador a un músico en la plaza del Ayuntamiento -la normativa municipal prohíbe su uso-, el edil se presentó en la zona, solicitó el número de placa a los policía y les pidió explicaciones. Esto motivó la elaboración de una orden interna criticando por las injerencias del concejal y que éste tuviera que pedir disculpas.

 

Fotos

Vídeos