El Tribunal de las Aguas celebra su quinto aniversario como patrimonio de la UNESCO

El Tribunal de las Aguas, en la puerta gótica de la catedral de Valencia./
El Tribunal de las Aguas, en la puerta gótica de la catedral de Valencia.

El órgano de Justicia de los regantes de Valencia se remonta a la época de Al-Andalus

C. GARSÁNVALENCIA

La más antigua de las instituciones de justicia en Europa está en Valencia. El Tribunal de las Aguas de la Vega celebra hoy el quinto aniversario de su designación como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO con una jornada cargada de actos conmemorativos.

El Palacio de la Colomina será el primero de los escenarios. Allí, a partir de las 9.30 horas, se proyectará un vídeo conmemorativo. La siguiente parada llega una hora después. El vestíbulo de la Casa Vestuario presenta una exposición permanente sobre la institución que incluirá material audiovisual y elementos iconográficos del propio Tribunal, como son las sillas donde se sientan los Síndicos, el corralet o el gancho que porta el alguacil.

Con la llegada del mediodía se celebrará la sesión pública del Tribunal de las Aguas, así como una representación de los otros dos patrimonios reconocidos en la Comunitat Valenciana por la UNESCO: el Misteri dElx y la Festa de la Mare de Déu de la Salut dAlgemesí. Acto seguido entrega de la Medalla de la Institución al alcalde de Algemesí, Vicent Ramón García Mont, y el presidente del Misteri dElx, Fernando García Pomares.

En su designación al Tribunal de las Aguas en 2009, la UNESCO lo reconocía como una institución jurídica consuetudinaria de gestión del agua cuyos orígenes se remontan a la época de Al-Andalus (siglos IX-XIII). Sus miembros gozan de gran autoridad y respeto, son elegidos democráticamente y resuelven los litigios mediante un procedimiento oral caracterizado por su celeridad, transparencia e imparcialidad integrado por ocho síndicos elegidos que representan a nueve comunidades de regantes con un total de 11.691 miembros, señala la declaración.

Por su parte, El Misteri dElx fue declarado por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en el año 2001, por ser un drama musical sagrado que se ha representado sin interrupción desde mediados del siglo XV y constituye un testimonio vivo del teatro religioso europeo, medieval y de la devoción a la Virgen.

Mientras que la Festa de la Mare de Déu de la Salut dAlgemesí fue declarada Patrimonio Inmaterial en 2011, por su valor cultural, que pasa de generación en generación, su dimensión ritual, festiva y de participación comunitaria de la fiesta, ritual cuyo origen se remonta al siglo XIII.

Fotos

Vídeos