El grafeno, el mejor repelente para mosquitos

Muestras de grafeno en el Instituto Nacional del Carbón. /Álex Piña
Muestras de grafeno en el Instituto Nacional del Carbón. / Álex Piña

Una investigación estadounidense revela que los mosquitos huyen de la ropa hecha con este material

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

El verano es la época preferida por los mosquitos para cometer sus fechorías y provocar picazón, como mínimo en sus víctimas. Sin embargo, sus trastadas parecen tener las horas contadas por un material muy usado en el mundo tecnológico, el grafeno.

Este material compuesto de carbono puro sirve como barrera para evitar los picotazos de los mosquitos. Así lo han descubierto los investigadores de la Universidad de Brown, ya que para picar a los humanos y acceder a su sangre, los mosquitos hacen uso de su trompa.

El tejido de la ropa es fino y no permite protegerse ante esta picadura. Sin embargo, los inversores estadounidenses han comprobado cómo este apéndice del mosquito es incapaz de sortear la delgada capa de óxido de grafeno creada en sus laboratorios.

Según el articulo publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América, esta fina capa, además, aleja a los mosquitos, ya que el óxido de grafeno bloquea las señales químicas de la piel humana y evitan que estos se acerquen a la víctima.

El enlace químico y la estructura del grafeno se descubrieron en la década de los años 30, pero no fue hasta 1994 cuando se le bautizó con el nombre por el que hoy conocemos a este materia.

Su aplicación es eminentemente tecnológica, aunque el óxido de grafeno también es conocido en el mundo sanitario, ya que  actúa como agente anticancerígeno que se dirige directamente a las células cancerosas, según la Universidad de Mánchester.

Este material destaca por su liviandad y su resistencia, 100 veces más que el acero, aunque los investigadores de Brown tiene aún que resolver una gran barrera: pierde eficacia en los días de lluvia.

La primera solución propuesta por los expertos estadounidenses ha sido la reducción de oxígeno en su composición. Sin embargo, cambian sus propiedades, ya que el material deja de ser transpirable y por lo tanto poco cómoda para incorporarlo a la vestimenta.