Aunque no estés en las redes sociales, lo saben todo de ti

Redes sociales./Archivo
Redes sociales. / Archivo

Facebook, Twitter y Whatsapp son capaces de predecir el comportamiento de sus usuarios y de sus contactos

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

«Dime con quién andas y te diré quién eres». Este dicho popular español se puede trasladar a las redes sociales y a su interés por conocer todo el entorno de sus usuarios, según han descubierto los profesores James P. Bagrow, Xipei Liu, de la Universidad de Vermont (EEUU) y Lewis Mitchell, de la Universidad de Adelaida (Australia) publicado en Nature Human Behaviour.

Un estudio que ha llevado al análisis de más de 30 millones de publicaciones en Twitter de más de 13.000 usuarios y que revela que «cuando te registras en Facebook u otra plataforma de redes sociales crees que estás entregando tu información, ¡pero también estás entregando la información de tus amigos!», explica James Bagrow, matemático de la Universidad de Vermont James Bagrow.

A la hora de abrir un nuevo perfil, ya sea en Twitter o Facebook, las plataformas invitan a sus usuarios a dar más información. «Importa tus contactos de Gmail y encuentra a gente que conoces», invita Twitter o el «personas que quizá conozcas» de Facebook.

Un simple gesto, el de importar los contactos, que abre la puerta a que las plataformas sociales se adueñen de los datos del usuario y de aquellos que, quizá, no tengan abierta una cuenta en la red.

Según el estudio de las universidades de Vermont y Adelaida con esa información, las compañías pueden predecir el perfil de un futuro usuario con una probabilidad del 95%.

«No hay lugar para esconderse en una red social», señala Lewis Mitchell, profesor titular de matemáticas aplicadas en la Universidad de Adelaida en Australia.

Perfiles en la sombra

Tras el escándalo de Cambridge Analytica que hizo temblar los cimientos de Facebook y llevó a su fundador, Mark Zuckerberg, a comparecer ante el Congreso de los Estados Unidos entre todos los conceptos surgió uno: shadow profiles (perfiles en la sombra en castellano).

La respuesta de Zuckerberg fue «no sé nada». Sin embargo, reconoció que Facebook tiene datos de personas que no forman parte de su universo, pero, aseguró, que Facebook no cree esos perfiles ocultos.

El informe de los profesores de estas dos universidades refrenda la teoría de la extensa recopilación de información de las redes sociales. Un ejemplo que se puede comprobar, por ejemplo, al pedir la información que Facebook recopila desde la apertura de la cuenta.

En su archivo descargable aparecen correos electrónicos, que no están asociados a perfiles, pero sí han interactuado con la cuenta asociada al perfil de usuario. WhatsApp tiene acceso a la agenda de contactos del móvil y por lo tanto a los números de personas que quizá piensen estar liberados de los tentáculos de las redes sociales. No solo Whatsapp pide este permiso, Twitter y Facebook al instalar su app también solicita el acceso a la agenda de contactos.

Como dice Mitchell en el informe, «no hay lugar para esconderse en una red social».