Dos policías evitan que se desangre un joven tras rajarse la garganta en Valencia

Los agentes, atendiendo al joven que se cortó el cuello con un cuchillo en Valencia./LP
Los agentes, atendiendo al joven que se cortó el cuello con un cuchillo en Valencia. / LP

Los policías le realizaron un vendaje compresivo hasta la llegada de los sanitarios que salvaron la vida del joven

J. M. / R. V.Valencia

Agentes de la Policía Nacional de Valencia evitaron en la noche del jueves que un joven de 20 años se desangrase tras haberse realizado un corte en la garganta con un cuchillo de cocina de unos 20 centímetros. Los policías que acudieron al domicilio de la víctima le taponaron la herida con gasas estériles, realizándole un vendaje comprensivo a través de la axila y logrando detener la hemorragia hasta que llegaron los servicios sanitarios para hacerse cargo.

Los hechos ocurrieron sobre las nueve de la noche, cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigiesen a un domicilio del distrito Marítimo de la capital, donde al parecer un joven estaba tendido en la bañera con un corte en el cuello y sangrando abundantemente. Según fuentes próximas al caso, se está investigando si la víctima había consumido una droga sintética denominada 'hardcore' que provoca delirios, alucinaciones y ataques de ira.

Tras el aviso, los policías se desplazaron hasta el lugar donde les estaba esperando la madre del joven, que se encontraba muy nerviosa y llorando, manifestándoles que su hijo se acababa de cortar el cuello con un cuchillo de grandes dimensiones y estaba sangrando abundantemente a la altura de la garganta.

Tal y como relató la Jefatura Superior en un comunicado, rápidamente subieron al domicilio y observaron a la víctima desvanecida en el sofá, sangrando abundantemente por el cuello, con el rostro pálido y con síntomas de hipotermia, por lo que solicitaron la presencia con urgencia de los profesionales sanitarios.

Mientras esperaban su llegada, los agentes le taponaron y comprimieron la herida con gasas estériles, realizando un vendaje compresivo a través de la axila y logrando detener la hemorragia mediante una compresión directa sin que el vendaje le dificultase la respiración, que era débil. También lo mantuvieron consciente y tranquilo, evitando que perdiese el conocimiento.

Instantes después llegaron los servicios sanitarios que se hicieron cargo de la víctima y la trasladaron a un hospital de Valencia. También manifestaron a los policías que tanto el vendaje como la compresión habían sido las adecuadas y correctas. Además, los agentes localizaron en la cocina el cuchillo de unos 20 centímetros, con restos de sangre, con el que el que el joven se había autolesionado.