Un policía nacional fuera de servicio retiene a otro agresor

J. A. M.VALENCIA.

Otra mujer, de 46 años, fue víctima el viernes por la tarde de una grave agresión de violencia machista en un apartamento de El Perellonet, en Valencia. En esta ocasión, la rápida intervención de un agente de la Policía Nacional residente en el mismo edificio donde ocurrieron los hechos facilitó el arresto del sospechoso, pues le retuvo en el suelo hasta la llegada de agentes de la Guardia Civil mientras auxiliaba a la víctima.

Ocurrió sobre las 18.30 horas y el agente, de 39 años y con 11 de experiencia, estaba ya de vacaciones. «Los vecinos conocen mi profesión y me requirieron al escuchar muchos gritos y jaleo en el interior de la casa». El agente no se lo pensó. «Fui para allá con lo puesto. Bañador, chanclas y sin arma reglamentaria». Eso sí, «enseñé la placa al sospechoso y lo retuve en el suelo de la entrada de la casa».

En el interior, la víctima sangraba y se tapaba heridas con un trapo. «Estaba consciente y, según dijo, había recibido al menos tres martillazos en la cabeza por parte del hombre. Presentaba una herida en el pecho cerca del corazón que el hombre le había causado con un destornillador», detalló. El policía se preocupó de mantener consciente a la mujer, la tranquilizó y facilitó los datos sanitarios de relevancia al 112 «sin quitar ojo al agresor que estaba en la entrada vigilado por un amigo y unos vecinos». Su intervención evitó que el sospechoso huyera del lugar.

A continuación, un equipo del SAMU continuó los auxilios a la víctima, la estabilizó y la trasladó con una ambulancia al Hospital La Fe de Valencia, donde quedó ingresada. El martillo y el destornillador fueron localizados en la casa.