Pánico en la montaña por una vaca a la fuga en Orba

Un agente de la Guardia Civil./LP
Un agente de la Guardia Civil. / LP

Una res hiere a seis senderistas de Alzira y un deportista inglés tras escaparse de un cercado

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La fuga de una vaca de más de 300 kilos causó hace unas semanas momentos de «auténtico pánico» en un paraje de Orba. Así lo describe quien vivió en primera persona la situación, Antonio Expósito, responsable de la Asociación de Montaña Baladre Explorer de Alzira. Seis integrantes de este grupo de senderistas resultaron heridos, uno de ellos de mayor gravedad, junto a un deportista inglés, después de ser embestidos o corneados por el animal, que se había escapado de un cercado próximo.

Sucedió a mediados de febrero. Los 13 aficionados a la montaña regresaban por una pista forestal cuando se encontraron, repentinamente, con el animal. «Por sorpresa, casi sin tiempo de reacción, en un cambio de rasante del camino». Lo primero que hizo la vaca fue «llevarse por delante a un deportista inglés que estaba haciendo 'footing' y después ya fue directa a por nosotros». A partir de ese instante, todo fue un «sálvese quien pueda». Unos se echaron al suelo para esquivarla, otros corrieron desesperados. «El grupo se disperso. Los que podían trepaban a cualquier árbol o espacio elevado, fue una situación absolutamente angustiosa», lamenta Expósito.

Como resultado de las embestidas del animal, media docena de miembros del grupo sufrieron heridas sangrantes, arañazos, cortes o contusiones. Pero la peor parte se le llevó un compañero de 59 años «que no quiere ni recordarlo, de lo mal que lo ha pasado». Según el portavoz de la asociación, «tuvo que ser ingresado e intervenido quirúrgicamente». El hombre ha presentado denuncia ante la Guardia Civil contra el ganadero responsable del animal, que se presentó después en el lugar para hacerse cargo. «Se disculpó y explicó que se había escapado de su recinto», añadió Expósito.