Las macabras visitas al escenario del triple crimen de Alcàsser

El antropólogo forense señala el lugar donde encontró el premolar ante la atenta mirada de dos guardias civiles. / ETB2
El antropólogo forense señala el lugar donde encontró el premolar ante la atenta mirada de dos guardias civiles. / ETB2

J. MARTÍNEZVALENCIA.

Las macabras visitas al escenario del triple crimen de Alcàsser han aumentado en los últimos años tras la cobertura informativa del 25 aniversario de los asesinatos de Miriam, Toñi y Desirée, el estreno de un documental sobre el caso en Netflix y las teorías de la conspiración criminal que todavía difunden sin pruebas en foros de internet.

Frikis, espiritistas, estudiantes de Criminología y excursionistas curiosos, entre otros, acuden al paraje de la Romana para realizar sesiones de espiritismo, escarbar en la fosa o pintar sus nombres en las paredes de la casa derruida donde Antonio Anglés y Miguel Ricart violaron a las niñas. También fotografían las tres sabinas que alguien plantó en recuerdo de las menores en el hoyo donde dos apicultores hallaron los cadáveres.

Hace unos días, una de estas personas llevó un cráneo a un cuartel de la Guardia Civil y afirmó que lo había encontrado en un paraje de Tous. Una rápida investigación determinó que la pieza ósea fue hallada en un vertedero donde habían arrojado tierra y escombros procedentes de un antiguo cementerio.