Luis Senís: «He sido víctima de una trama que ha intentado perjudicarme en el ámbito profesional»

El doctor Luis Senís, en su clínica./D. Torres
El doctor Luis Senís, en su clínica. / D. Torres

Investigan el robo de dos móviles del doctor y la difusión de cuatro vídeos de contenido sexual en los que aparece

D. G.

«Estoy bien, no he cometido ningún delito, pero he sido víctima de una conspiración con mala intención para dañar mi imagen». El doctor Luis Senís, conocido cirujano maxilofacial valenciano, se ha visto envuelto en unos hechos que perfectamente podrían inspirar el guión de una película. Después de sufrir el robo de sus dos teléfonos móviles, han sido difundidos varios vídeos con contenido sexual en los que aparece -uno de ellos en los vestuarios de un hospital privado de Valencia-, lo que ha derivado en una investigación policial para desvelar quién o quiénes son los responsables de los hechos. Senís, tras el impacto inicial, espera ahora que se resuelva el caso porque, según señala, se siente «víctima de una trama que ha intentado perjudicarme en el ámbito profesional».

«Era viernes por la noche, no quedaba casi nadie y estábamos en el vestuario. Pido disculpas, fue un error»

Los hechos arrancan a principios de febrero, cuando al parecer le roban uno de sus móviles. «No le di mucha importancia, pero el martes de hace dos semanas me sustraen mi teléfono personal, con mis contactos, las fotos y vídeos de los últimos cuatro o cinco años». A partir de ese momento, empiezan a llegar a sus allegados y conocidos mensajes «que buscan mi perjuicio y me dirijo a personas que podrían estar involucradas para evitar acudir a la policía, pero niegan que tengan algo que ver». En estos últimos días, se difunden también varios vídeos de contenido sexual en los que aparece. «Son cuatro, de hace unos tres años y todos con la misma persona». La polémica surge por uno de ellos, grabado en las instalaciones de la citada clínica. «Era viernes por la noche, no quedaba casi nadie y estábamos en el vestuario donde nos cambiamos. Pido disculpas porque fue un error. Los otros tres vídeos son en el ámbito doméstico». Tras difundirse el contenido del móvil, según explica Senís, contactó con el hospital -en el que alquila quirófanos para acometer sus intervenciones- para indicarles que, para evitar perjudicar tanto al centro como a la doctora que también aparece en los vídeos, ya no iba a continuar realizando intervenciones en sus instalaciones.

«Han dicho que hay vídeos con varias doctoras, con pacientes, que me han despedido; es falso»

En paralelo a la investigación policial por el robo de los móviles y por la suplantación de identidad -en el envío de mensajes desde su teléfono-, este especialista ha anunciado también demandas judiciales contra la difusión de contenidos que podrían atentar contra su honor, intimidad o propia imagen. «Han dicho que hay vídeos con varias doctoras, con pacientes, que me han despedido; han difundido otros en los que no soy yo, pero dicen que sí, pero todo esto es falso. Los que han difamado van a ir al juzgado porque tendrán que demostrar lo que han dicho», advierte.

El pasado jueves, en un sobre a su nombre, llegaron al centro hospitalario los dos móviles. «Los cogí y los llevé a la comisaría de Patraix sin tocarlos para evitar borrar las huellas que pudieran tener», hecho que, sin duda, facilitará las pesquisas de los agentes de la policía para averiguar la identidad de los responsables.

EL CASO

4
son los vídeos con contenido sexual en los que aparece, todos ellos grabados hace unos tres años y en los que está acompañado por la misma mujer.
Robo y suplantación
El doctor Senís apunta que, al menos, pueden haberse cometido dos delitos; uno de robo -por la sustracción de los dos teléfonos móviles- y otro de suplantación de la identidad, por el envío de mensajes haciéndose pasar por él.
Derecho al honor
La Justicia deberá dilucidar si la difusión de los contenidos incurren en algún tipo de delito que atente contra su derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen.

«Sospecho quiénes son los autores y la policía lo sabe»

El doctor Luis Senís va atando cabos y tiene muy centradas las sospechas de los autores de los hechos, aunque prefiere no proporcionar demasiados detalles que pudieran interferir en la investigación policial. «El guión ya estaba escrito, ya me habían dicho que lo iban a hacer y que se lo iban a pasar a una persona con la que estoy enfrentado». Antes estas amenazas previas, Senís tiene en mente quiénes podrían ser los autores y así se lo ha trasladado a la Policía Nacional, cuerpo que determinará la autoría de los posibles delitos en los que hubieran podido incurrir. El cirujano espera que, incluso, durante esta semana se lleve a cabo alguna detención entre los presuntos responsables porque «una cosa es que, por algún error, se difunda un determinado vídeo, y otra que hayan intentado hacer el máximo daño». Senís agrega que «estoy contento porque sé que los van a pillar a todos. Duermo bien porque con la verdad se llega lejos, y puedo haber tenido un fallo personal, pero no he cometido ningún delito», asegura en relación al vídeo con contenido sexual grabado en la clínica privada de Valencia.