El jurado declara culpable al hombre que mató a tiros a su exmujer y exsuegra en Llíria

El acusado del doble asesinato, en el juicio./damián torres
El acusado del doble asesinato, en el juicio. / damián torres

El jurado declara culpable al acusado de matar a tiros a su exmujer y su exsuegra en Llíria

IVÁN GÓMEZValencia

El hombre acusado de asesinar a tiros a su exmujer y exsuegra en la localidad de Llíria ha sido declarado culpable según el veredicto del jurado popular. Los violentos hechos se produjeron el 8 de noviembre de 2016 en plena calle. La fiscalía pidió para el autor de los asesinatos una pena de 53 años de cárcel, mientras que la defensa, que argumentó un trastorno paranoide, solicitó un máximo de 15 años en un psiquiátrico.

«Lo hice en nombre de Dios todopoderoso», declaró en el juicio el procesado. «Me ordenó matar a esas dos mujeres porque llevaban el demonio dentro y me quedé tranquilo tras hacerlo», aseguró. Las acusaciones estimaron que el acusado planificó el crimen.

El hombre de nacionalidad española disparó a las víctimas tras entregarles a su hijo de cuatro años, que presenció la escena pero no sufrió daños físicos. Pese a tener una orden de alejamiento dictada por un juzgado de Valencia, el acusado se desplazó a Llíria con un revólver del cual no tenía licencia. Nada más ver a su exmujer y sin previo aviso, le disparó tres veces en el pecho, y acto seguido disparó otros dos tiros a la exsuegra, que cayó al suelo. La segunda víctima le suplicó que no la matara, pero recibió otros tres disparos a corta distancia.

Luego huyó, dejó a su hijo abandonado en la calle y se deshizo del arma homicida, según la Fiscalía, que pidió 53 años de prisión por dos asesinatos, quebrantamiento de medida cautelar y tenencia ilícita de armas, con la agravante de parentesco, además de un indemnización de 90.000 euros. La acusación particular solicitó 54 años de cárcel, mientras que la acusación popular, la Asociación Clara Campoamor, pidió 48 años de prisión.

La defensa, por su parte, le atribuye dos homicidios, además del quebrantamiento de medida cautelar y el delito de tenencia ilícita de armas, con la eximente de enajenación, por lo que solicitó un máximo de 15 años de internamiento en un centro psiquiátrico.

Por otra parte, el juzgado de guardia de Llíria decretó el ingreso en prisión de un hombre que mató a un compañero de trabajo al asestarle una cuchillada en el cuello en una empresa cárnica de Ribarroja. El crimen se produjo el pasado martes por la tarde. El homicida y la víctima, ambos naturales de Ghana, mantenían desavenencias desde hace tiempo y discutían con frecuencia.