La jueza deja libre a la suplantadora de Picassent tras imputarle otra estafa

La estafadora Beatriz M. se tapa la cara con sus manos a la salida del juzgado de Mislata. / damián torres
La estafadora Beatriz M. se tapa la cara con sus manos a la salida del juzgado de Mislata. / damián torres

La joven sustrae tres mil euros entre compras, transferencias y reintegros fraudulentos al acceder a la cuenta bancaria de un hombre

JAVIER MARTÍNEZ VALENCIA.

La estafadora especializada en suplantar identidades, Beatriz M. M., de 22 años, salió ayer por una puerta trasera del edificio que alberga los juzgados de Mislata tras quedar en libertad con cargos por enésima vez. La magistrada que tomó declaración a la joven le impuso medidas cautelares, como ya hizo la jueza de Picassent el pasado 9 de noviembre en otra causa abierta por los delitos de denuncia falsa y usurpación de estado civil, para que comparezca en el juzgado de forma periódica.

Beatriz no quiso realizar declaraciones y se tapó la cara con sus manos para evitar que un reportero gráfico de LAS PROVINCIAS pudiera fotografiar su cara cuando subía al vehículo policial. La joven recogió su maleta en la comisaría de la Policía Nacional de Mislata y se esfumó entre la lluvia. Ningún familiar esperaba a la estafadora en el juzgado ni en la puerta de las dependencias policiales.

Poco después, Beatriz volvió a las andadas y llamó por teléfono a un conocido para decirle que estaba en Valencia con el 'instagramer' italiano Massimiliano Caprecci y su novia. Otra vez mentía por motivos que solo sabe ella. La conversación telefónica duró muy poco tiempo. El hombre no creyó a la joven y le dijo que dejara de molestarle y de fingir hechos falsos, como sus amistades con un atractivo arquitecto italiano o un bloguero catalán.

Última detención de la joven

Cinco días después de que la jueza de Picassent decretara su libertad con cargos, Beatriz dio otra vez con sus huesos en un calabozo tras ser detenida por la Policía Nacional de Mislata. Una denuncia de otra víctima desencadenó su arresto por estafa. Según las investigaciones policiales, la joven utilizó sus conocimientos informáticos para acceder a la cuenta bancaria de un hombre que le realquiló una habitación el pasado lunes.

Tras apuntar las claves y números secretos de su casero, Beatriz le estafó 3.000 euros entre compras, transferencias y reintegros fraudulentos. La joven compró un ordenador portátil de la marca Apple y se alojó en un hotel cercano a la Estación del Norte de Valencia. Pero el hombre puso los hechos en conocimiento de la policía y esto posibilitó el rápido arresto de la estafadora.

Mientras presentaba la denuncia en la comisaría de Mislata, la víctima recibió la notificación de otro cargo en su cuenta bancaria. Beatriz estaba pagando su alojamiento en un hotel de Valencia con la tarjeta de crédito de su casero.

La Policía Nacional de Mislata acudió al establecimiento y detuvo a la estafadora cuando se disponía a coger un tren en la Estación del Norte. La nueva estafa con suplantación de identidad que la policía atribuye a la joven está cuantificada en cerca de tres mil euros, según informaron fuentes jurídicas. El rostro de Beatriz ya es archiconocido tras ser difundido por varios programas de televisión.