Investigan si una mujer alicantina que desapareció en Ibiza ha sido asesinada

Nuria Ester. / sosdesaparecidos
Nuria Ester. / sosdesaparecidos

Nuria Ester Escalante viajó en busca de trabajo, lleva 23 días en paradero desconocido y la Guardia Civil sospecha que su prolongada ausencia «no es voluntaria»

J. A. MARRAHÍ/EP VALENCIA/IBIZA.

No hay rastro de Nuria Ester Escalante. La alicantina de 52 años se marchó a Ibiza hace aproximadamente un mes, se alojó provisionalmente en la casa de unos amigos de sus hijos y se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 31 de octubre. La Guardia Civil confirmó ayer oficialmente que la mujer no ha desaparecido de «manera voluntaria» y cobra peso la hipótesis criminal en un caso en el que las investigaciones se centran en el entorno de Nuria.

Las gestiones judiciales están ahora mismo sujetas al secreto de sumario. Lo único que explican desde la Guardia Civil es que al inicio «las investigaciones iban en una dirección y ahora en otra», en referencia a que podría haber sido víctima de un homicidio. De hecho, expertos en criminalística de la Guardia Civil de Mallorca se han desplazado a la vecina isla para encargarse del caso e interrogar a las personas con las que se estaba relacionando tras su llegada desde Alicante.

Nuria está separada, es madre de dos hijos y sus rasgos físicos fueron difundidos por la asociación estatal SOS Desaparecidos: «complexión delgada, pelo moreno y 1,65 metros de estatura». Tras salir de Alicante a finales del mes pasado se instaló en la casa de unos amigos de sus hijos. Después trasladó su equipaje a casa de un conocido con la intención de regresar a por él días después. Ya no volvió a por sus cosas. A partir de ahí, incertidumbre y desesperación para sus familiares. No responde a las llamadas de su teléfono, «apagado o fuera de cobertura». Tampoco parecen haberse producido movimientos de dinero en su cuenta.

Después de varias gestiones infructuosas para localizar a su madre fue su hijo, Aaron Berenguer, quien presentó una denuncia por la desaparción de su madre ante la Guardia Civil de San Juan, en Alicante. A partir de ese momento, el caso paso a manos de los agentes del Instituto Armado en Ibiza y, paralelamente, su foto se difundió, en busca de la colaboración ciudadana, a través de la asociación SOS Desaparecidos. Además, el joven se desplazó a la isla para tratar de localizar a su madre. Hablaban con mucha frecuencia por teléfono y le resultaba muy extraño que la mujer hubiera desconectado de ese modo sin ninguna explicación a su familia.

La desaparecida, vecina de la localidad alicantina, ya había viajado en otras ocasiones la isla balear por motivos laborales, con empleos en la hostelería o en el sector de la seguridad privada.