Murcia, incomunicada por las lluvias

La crecida del río, a su paso por la localidad de Archena./IRENE MARSILLA
La crecida del río, a su paso por la localidad de Archena. / IRENE MARSILLA

Se trata de dos hermanos, vecinos de Caudete, que fallecieron al ser arrastrado su vehículo

M. SÁIZ-PARDO / AGENCIAS

El cóctel explosivo de lluvias torrenciales, vientos huracanados y tornados provocó un caos sin precedentes en el sudeste peninsular ayer, cuando el frente, tal y como se esperaba, descargó su devastación sobre Murcia y Albacete.

Por el momento, la gota fría se ha cobrado la vida de dos personas. Se trata de dos hermanos, vecinos de Caudete (Albacete) de 61 y 51 años, que murieron ayer al ser arrastrado su vehículo por una riada hasta un paraje de difícil acceso.

Inicialmente se dijo que los fallecidos eran un matrimonio de 70 años, pero más tarde, los servicios de emergencia señalaron que en realidad eran dos hermanos y con otras edades.

El vehículo en el que viajaban los dos fallecidos de Caudete.
El vehículo en el que viajaban los dos fallecidos de Caudete. / EFE/DIPUTACIÓN DE ALBACETE

El hombre y la mujer se vieron atrapados en un coche arrastrado por el agua en la localidad de Caudete, región de Castilla-La Mancha. El coche quedó volcado a unos metros de la calzada, que a mediodía aún presentaba corrientes de agua. Los bomberos tuvieron que usar cables y otros equipos para arrastrar el vehículo y rescatar a los ocupantes fallecidos. Las autoridades procedieron posteriormente al levantamiento de los cadáveres.

En la provincia de Albacete, donde se encuentra Caudete, tuvieron que ser rescatadas 13 personas, atrapadas dentro de vehículos o refugiadas en el tejado de sus viviendas, según informó el servicio de emergencias 112.

También en la localidad de Caudete varios vecinos que habitan casas de campo a las afueras del pueblo fueron rescatados por helicópteros al resultar inundadas sus fincas y viviendas. Este municipio ha sido uno de los más afectados por este temporal en la provincia de Albacete. En el municipio de Almansa, próximo a Caudete, dos personas tuvieron que ser rescatadas de sus vehículos en la CM-3220.

Uno de los momentos más tensos de la jornada se produjo en Molina de Segura, donde las intensas lluvias, que dejaron más de 160 litros por metro cuadrado, obligaron a una mujer a agarrarse a un árbol para no sucumbir ante el torrente de agua. La tromba le pilló por sorpresa y pudo salvarse tras cogerse al tronco del árbol, donde permaneció hasta que, finalmente, pudo ser rescatada.

Voluntarios trasladan a un hombre en silla de ruedas en el barrio de Runes, Murcia.
Voluntarios trasladan a un hombre en silla de ruedas en el barrio de Runes, Murcia. / EFE

La alarma en Murcia fue creciendo conforme lo hacía el río Segura. Al cierre de esta edición, la preocupante subida del caudal y el desbordamiento en algunos de los márgenes había provocado ya el desalojo de vecinos, especialmente en la localidad de Beniel. El Ayuntamiento de la localidad informaba en su cuenta de Twitter, pasadas las nueve de la noche, del aviso de Emergencias para desalojar a residentes en las proximidades del río a su paso por el municipio.

Este municipio, junto con Santomera, eran los más preocupantes. Cruz Roja habilitó anoche espacios para 156 personas de cinco municipios, en concreto, Cieza, Lorquí, Alguazas, Beniel y Archena. En total, casi 300 personas de 6 localidades habían sido evacuadas por la crecida del Segura. El Obispo de la Diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, pidió ayer a los párrocos que faciliten locales y medios a los afectados por las inundaciones.