Investigan la muerte de un padre y su hijo en una casa de Casinos

La vivienda de Casinos donde han sido hallados un padre y su hijo muertos./EFE
La vivienda de Casinos donde han sido hallados un padre y su hijo muertos. / EFE

Los cadáveres fueron hallados en diferentes habitaciones y los hombres fallecieron hace dos meses

JUAN ANTONIO MARRAHÍ , TONI BLASCO y JAVIER MARTÍNEZValencia

Un toxicómano encontró ayer los cadáveres de un hombre de 46 años y su padre en la vivienda de Casinos donde residían las dos personas fallecidas. Tras el macabro hallazgo, el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia ha abierto una investigación para esclarecer las causas de las dos muertes. Las víctimas son Enrique C. y Vicente C., padre e hijo, y fallecieron hace unos dos meses, según una primera estimación de la forense que examinó los cuerpos. Los cadáveres fueron hallados en estado de descomposición en diferentes habitaciones y no presentan signos externos de violencia, aunque falta conocer el resultado de las autopsias. El anciano octogenario estaba muerto en la cama de su dormitorio y llevaba la ropa puesta, mientras que su hijo falleció en el cuarto de baño.

El hallazgo de los cadáveres tuvo lugar sobre las 13 horas en la calle Turia de este municipio valenciano, donde residían Vicente C. y su padre, después de que un toxicómano informara a la Policía Nacional de que otro drogadicto había descubierto los cuerpos de las víctimas. Este último no habría acudido a la policía porque tiene antecedentes delictivos.

Como la localidad donde supuestamente estaban los cadáveres se encuentra dentro de la demarcación de la Guardia Civil, agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Valencia se desplazaron a la población de Casinos y comprobaron que la información era veraz.

Tras forzar la puerta, los guardias civiles subieron hasta la primera planta de la casa y descubrieron los dos cadáveres en estado momificado, por lo que la forense y los investigadores no pudieron determinar si los cuerpos tenían signos de violencia. En la vivienda había una gran acumulación de enseres viejos y varios gatos.

Según los vecinos consultados, Enrique C. estaba casado y el hijo, soltero, siempre había habitado en la casa con sus progenitores. La madre estaba internada en una residencia, y otro hijo del matrimonio falleció hace muchos años en un accidente de tráfico. «Yo no los veía desde hace un mes. Vicente solía acompañar a su padre al campo, pero últimamente Enrique estaba muy fastidiado y no solía salir de casa», afirma una vecina de la calle Turia. «Estaba impedido y necesitaba un andador para moverse», añade la mujer.

Los agentes del Grupo de Homicidios han centrado las primeras investigaciones en el círculo de amistades de Vicente, que convivía con otro hombre en su domicilio. El toxicómano que descubrió los cadáveres residía en la planta baja de la vivienda. Los efectivos continuarán con los trabajos de investigación y recogida de huellas para esclarecer el suceso.

Vicente era un amante de la música electrónica y 'remember'. El hombre se trasladaba con frecuencia a las discotecas con su inseparable cámara de vídeo y grababa imágenes para difundirlas a través de las redes sociales. La víctima había creado una pequeña empresa audiovisual con un socio y juntos acudían a eventos musicales. Vecinos y conocidos de Vicente lo describen como una persona muy sociable que saludaba a todo el pueblo. Actualmente no tenía pareja y no utilizaba sus tres perfiles en Facebook desde finales del 2017.

 

Fotos

Vídeos