El cuerpo de Fernando Lumbreras presenta signos de asfixia

Fernando Lumbreras. /LP
Fernando Lumbreras. / LP

La policía investiga varias hipótesis sobre el móvil del crimen del primer presidente de Lambda en Valencia y descarta, en principio, un caso de homofobia

JUAN ANTONIO MARRAHÍ y JAVIER MARTÍNEZValencia

Atado con las manos en la espalda, tumbado boca abajo en la cama, con signos de asfixia y varios golpes en la cabezay con estancias de su vivienda completamente revueltas. Estas son las claves con las que trabaja la Policía Nacional para aclarar el asesinato de una persona conocida y respetada en Valencia. Se trata de Fernando Lumbreras Márquez, un histórico de la lucha por la libertad sexual y los derechos del colectivo LGTBI que se convirtió en los años ochenta en cofundador y primer presidente de Lambda en Valencia. Ayer, todos lloraban su pérdida.

Según las primeras investigaciones, Lumbreras, de 60 años, podría llevar dos o tres días muerto, con lo que el crimen se habría producido previsiblemente a principios de semana. Según conocidos de la víctima, su última conexión de WhatsApp está fijada el lunes en torno a las dos de la tarde. La data exacta de la muerte la establecerá la autopsia.

En cualquier caso, fue la falta de respuesta a las llamadas y mensajes lo que preocupó mucho a unos amigos de la víctima. Ante la ausencia de noticias, optaron por desplazarse el miércoles a la casa del hombre, en el 9 de la calle Julián Peña de Valencia, en Nou Moles, muy cerca de la sede de la Policía Local de Valencia. Actualmente habitaba allí solo, en un cuarto piso.

Precisamente por eso y por sus problemas de movilidad, había optado por dejar copia de sus llaves a vecinos de confianza. Y fue una de las residentes, la que abrió la puerta y entraron juntos varios moradores de la comunidad. La puerta no estaba forzada ni cerrada con doble vuelta. Aparente normalidad. Pero al entrar, se toparon con el horror: Lumbreras yacía en el dormitorio sobre su cama. Estaba boca abajo, con sus manos atadas a a la espalda, algo de sangre alrededor y el dormitorio revuelto. Según los testigos consultados, iba vestido con ropa de calle «algo muy inusual, pues solía ponerse cómodo al llegar a casa». De inmediato alertaron al 091 y el caso quedó en manos de agentes del Grupo de Homicidios y la Policía Científica. Éstos últimos practicaron ayer una larga inspección de la casa en la que realizaron un reportaje fotográfico y aislaron huellas.

Agentes de la Policía Nacional entrando en la vivienda de Fernando Lumbreras.
Agentes de la Policía Nacional entrando en la vivienda de Fernando Lumbreras. / LP

Según fuentes policiales, ayer estaban abiertas todas las hipótesis en cuanto al móvil del homicidio. Ninguno de los vecinos consultados escuchó golpes, discusión o gritos. Tampoco constaba denuncia de la víctima ante una situación de miedo o amenaza. En una entrevista con estudiantes de la Politècnica para un documental, la víctima llegó a afirmar: «En mi propia calle he sufrido agresiones homofóbicas, gente que intenta ofenderme. Pero que me digan 'maricón' no me ofende. Es una realidad y la asumo con la cara alta». En principio, no hay pruebas de que la homofobia sea el detonante del crimen. A tenor de los indicios, fue cometido por alguien a quien la víctima conocía y permitió la entrada en casa.

Lumbreras tuvo un compañero sentimental durante muchos años, pero tras la muerte de su madre vivía solo. Según unos conocidos, «su hospitalidad, voluntad de ayudar y gran corazón le llevó a acoger durante más de un año a un padre y a su hijo menor de origen extranjero que se marcharon hace dos semanas tras encontrar un alquiler». Al parecer, estas personas se presentaron voluntariamente a declarar ante la policía tras conocer que el hombre había aparecido asesinado.

Según vecinos y allegados a Lumbreras, el hombre era «algo confiado y ayudaba a todo el mundo». También se refirieron a disputas y conflictos de años atrás entre la víctima y un familiar próximo que incluso acabaron en los tribunales. La policía está revisando todas las relaciones del fallecido, tanto con parientes directos como con conocidos sin vínculos familiares.

Perfil audiovisual de Fernando Lumbreras

Perfil audiovisual sobre el activista por los derechos LGTBI y primer presidente de Lambda Valencia, Fernando Lumbreras, grabado por un grupo de estudiantes del campus de Gandia de la Universitat Politècnica de Valencia:

Lambda: «Un día triste»

Lambda, organización que trabaja por la defensa por la defensa de los derechos del colectivo LGTBI en la Comunitat Valenciana, ha recordado al fallecido con un mensaje y unas imágenes en sus redes sociales: «Hoy es un día triste. Fernando Lumbreras, una de las primeras personas al frente de Lambda ha sido encontrado muerto en su casa».

«Queremos por encima de todo recordar y rendir homenaje al gran trabajo que Fernando hizo por los derechos LGTBI. Como hermano de lucha, siempre te tendremos en la memoria», ha señalado la entidad, según informa Efe.

 

Fotos

Vídeos