Un policía hace un 'simpa' en una gasolinera con un coche que figuraba como sustraído

Policía uniformado repostando en la gasolinera de Alquerías del Niño Perdido./LP
Policía uniformado repostando en la gasolinera de Alquerías del Niño Perdido. / LP

La Guardia Civil creía en un principio que podría ser un estafador disfrazado, pero el agente ya ha sido identificado por sus compañeros en Valencia

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Cuando la Guardia Civil de Burriana recibió los primeros datos de la supuesta acción fraudulenta creía que un vulgar delincuente se había disfrazado de agente de la autoridad. Vestido con un uniforme de la Policía Nacional pero con zapatillas deportivas, el hombre paró el BMW que conducía junto a uno de los surtidores de la estación de servicio Cepsa en la carretera N-340, en el término de Alquerías del Niño Perdido, bajó del coche, echó combustible y se marchó sin pagar.

Eran las siete y media de la mañana del pasado sábado. El encargado de la gasolinera no podía creerse lo que acababa de ver. «Me dio los buenos días, me dijo que le abriera el servicio y se marchó sin más cuando terminó de repostar. Me quedé helado», afirmó César. «Llamé al 062 para dar los datos del coche y luego presenté la denuncia», añadió el hombre.

La Guardia Civil de Castellón difundió entonces la matrícula y otros datos del BMW, así como una descripción del hombre uniformado que iba al volante, a todas las patrullas que se encontraban de servicio para que interceptaran el vehículo e identificaran al conductor. «Me llevé la segunda sorpresa cuando me dijeron que el coche figuraba como sustraído. Parecía increíble. Aún no me creo que fuera un policía con pistola y uniforme de verdad», manifestó César.

Tras revisar las grabaciones de la cámara de seguridad de la estación de servicio, la Guardia Civil dedujo que el uniforme era auténtico. Además, el BMW de color blanco figuraba como sustraído en la base de datos policiales, según una denuncia presentada en noviembre de 2018 en una comisaría de Valencia. Los agentes volvieron a revisar las grabaciones y comprobaron la veracidad de los hechos que había denunciado el encargado de la gasolinera: el policía había hecho un 'simpa'. Los guardias civiles tampoco daban crédito a lo que estaban viendo, pero contemplaban la posibilidad de que un individuo se hubiera disfrazado de agente.

Tras una rápida investigación con los datos y las imágenes que le facilitó la Guardia Civil, la Policía Nacional de Valencia logró identificar al agente y lo interrogó poco después para abrir el correspondiente expediente disciplinario a la espera de la tramitación de la denuncia del encargado de la gasolinera. El vehículo estaba a su nombre y además las imágenes le delataban. Varios compañeros lo reconocieron nada más ver la grabación. El funcionario detenido está destinado en la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Valencia, concretamente en la Unidad de Protección y Seguridad (UPS), que se encarga de la seguridad en los calabozos y la vigilancia de algunos edificios.

El arresto de este policía no ha causado sorpresa entre sus compañeros, ya que también se habría marchado sin pagar, presuntamente, de un restaurante chino en Valencia. Cuando le dieron la cuenta, el agente trató de abonarla con una tarjeta de crédito que rechazó el datáfono, y entonces exhibió su placa policial, dijo que volvería al día siguiente para pagar el dinero que debía y dejó su carné de conducir como garantía del cumplimiento de su deuda. El dueño del restaurante desconfió del policía por su descaro y llamó al 091.