Dos obreros mueren al caer su grúa por 40 metros tras ceder una ladera

La carretera en la que trabajaban los obreros, con el orificio por el que se precipitaron con la grúa, a la derecha./Juanjo Monzó
La carretera en la que trabajaban los obreros, con el orificio por el que se precipitaron con la grúa, a la derecha. / Juanjo Monzó

El siniestro se produjo durante unos trabajos de apuntalamiento de una carretera que discurre entre Valencia y Teruel

IVÁN GÓMEZ

Dos obreros fallecieron ayer a mediodía tras caer de la grúa en la que trabajaban por un barranco de unos 40 metros de altura.

Ambos operarios estaban en lo alto del vehículo cuando la tierra en la que descansaba la base de su maquinaria se desprendió, lo que generó la caída mortal. Tras el derrumbe, quedaron sepultados por su propia grúa. Sobre las 13.30 horas de la tarde, el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat confirmaba su muerte.

Los hechos se produjeron en el término municipal de Arcos de las Salinas, localidad de la comarca de Gúdar-Javalambre situada en la frontera entre Teruel y la Comunitat. Y es que la carretera en sí es de titulalidad valenciana, concretamente de la red de la Diputación, que une la aldea de Losilla con Puebla de San Miguel, en el rincón de Ademuz.

El trágico accidente se produjo a las 11.25 horas. Los fallecidos, de 51 y 59 años, eran empleados de una empresa de Alicante y realizaban perforaciones con una grúa en la carretera CV-363, concretamente en el kilómetro 2.

Juanjo Monzó / Consorcio Provincial de Bomberos

Rápidamente se desplazaron a la zona numerosos equipos de salvamento, entre ellos dos helicópteros y grupos especiales de rescate en altura. Al lugar del siniestro también acudieron dos helicópteros de la Generalitat, dos dotaciones de bomberos, una unidad de bomberos forestales de la Generalitat, una autobomba y un capataz coordinador para atender a los operario, según el Centro de Coordinación de Emergencias.

El Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU) movilizó un Vehículo de Soporte Básico (SVB), otro del SAMU y un helicóptero medicalizado de la Generalitat. El Consorcio de Bomberos de Valencia envió a numerosos voluntarios de Titaguas y L'Eliana y el grupo de rescate en altura (GERA). También se movilizaron medios de Aragón, al ocurrir el siniestro en el límite autonómico. Al confirmarse el fallecimiento, todos los efectivos sanitarios se retiraron al no poder hacer nada por la supervivencia de los trabajadores. Durante la noche del viernes continuaba el rescate de los cuerpos, muy complicado al tratarse de un terreno abrupto.

Los dos trabajadores quedaron sepultados por la grúa tras la mortal caída

El alcalde de Arcos de las Salinas, José Luís Alvir, en declaraciones al Heraldo de Aragón, explicó: «Nos han avisado del 112 y los primeros que han acudido al lugar del accidente han sido los alguaciles del pueblo». El regidor comentó que conocía personalmente a las víctimas, ya que llevaban varias semanas desplegados realizando labores de mejora en la mencionada carretera CV-363.

Estas labores de apuntalamiento consistían en la estabilización de la montaña. Los operarios pertenecían a una subcontrata de la empresa encargada de la demarcación de Villar del Arzobispo, que había sido requerida para realizar trabajos de altura en la montaña que se ha desprendido. El motivo del corrimiento de tierras aún no se conoce. Los trabajos de altura son aquellos que se realizan a más de dos metros de la superficie. Tras este suceso, se elevan a cinco los casos de muertes por accidente laboral en Aragón en la última semana. Y ya van 17 en 2019. El último de ellos, hace un par de días, en las Bodegas de Paniza, Zaragoza. En este caso, un informe preliminar realizado por Inspección de Trabajo dice que los tres fallecidos carecían del equipo adecuado, ya que entraron al trujal sin el equipo de respiración adecuado ni aparatos para comprobar el nivel de oxígeno.

Pertenecían a una empresa de Alicante y estaban mejorando la CV-363

En la Comunitat, los accidentes de trabajo causaron la muerte de 10 personas en el primer trimestre, ocho de ellos mientras desarrollaban su jornada laboral y dos 'in itinere'.

Hasta marzo se produjeron un total de 12.710 accidentes laborales en el desarrollo de la jornada, de los cuales 124 fueron graves, según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

En el conjunto nacional, los accidentes de trabajo causaron un total de 140 muertes en el primer trimestre, 30 menos que el año anterior. Las principales causas fueron infartos, derrames y causas naturales, con 49 fallecimientos, seguido por los accidentes de tráfico, con 22, además de golpes tras caídas, como este caso, con 17. Por sectores, el de servicios registró 60 muertes, por 24 de la construcción, 18 de la industria y 7 del agrario.

Antecedentes

140
muertes por accidente laboral se registraron en el primer trimestre del año en toda España, según la estadística que publica el Ministerio de Trabajo. Diez de ellos se produjeron en la Comunitat.
Atrapado en Silla
El último fallecido que trascendió en la Comunitat, en mayo, fue un hombre de 32 años que quedó atrapado tras volcar una carretilla en una empresa de Silla. Los efectivos sanitarios no pudieron reanimarlo. Los bomberos rescataron el cadáver tras levantar el vehículo.
Puerta metálica
En noviembre murió un hombre de 53 años al caerle una puerta metálica encima en una empresa de cerrajería en Alboraya. El aviso a Emergencias llegó a las 10 horas. La puerta le golpeó en la cabeza y los sanitarios no pudieron recuperar sus constantes vitales.
Nuevo estadio
Uno de los accidentes más graves de los últimos años se produjo en las obras del nuevo estadio de Mestalla, cuando la caída del encofrado de unas de las torres provocó la muerte de cuatro obreros. Sucedió en 2008 y se debió a una concatenación de causas.