Desmantelan un cultivo de 1.300 plantas de marihuana en Monóvar vigilado por el móvil

Plantación de marihuana en Monóvar. /Guardia Civil
Plantación de marihuana en Monóvar. / Guardia Civil

La investigación arrancó ante las constantes subidas y bajadas de tensión en una torre-transformador

EUROPA PRESS VALENCIA

La Guardia Civil ha detenido en Monóvar (Alicante) a un hombre de 47 años por presuntamente cultivar 1.300 plantas de marihuana en una finca. El sospechoso vigilaba la plantación desde su teléfono móvil, gracias a unas cámaras de seguridad escondidas en farolas de la finca, informa el instituto armado en un comunicado.

La investigación arrancó ante las constantes subidas y bajadas de tensión en una torre-transformador de una partida rural de Monóvar. Esto alertó a los agentes de que en alguna vivienda de la zona se podía cultivar marihuana.

Al revisar el exterior de dos casas diseminadas, los guardias civiles comprobaron que en un rincón de la finca había varios sacos de turba, conductos de ventilación y material de madera conglomerada. Además, las ventanas de la vivienda habían sido tapadas desde dentro con maderas y los aparatos de aire acondicionado estaba a pleno rendimiento.

En el registro, los investigadores constataron que las dos casas habían sufrido modificaciones en su estructura, quedando diáfano todo el espacio para dedicarlo exclusivamente al cultivo y dejando sólo un hueco para separarlas de los contadores de luz.

También había habilitada otra parte como secadero y una última para el empaquetado, donde encontraron nueve sacos con 29 kilos de cogollos en el interior. De hecho, en la casa había en marcha una ampliación para poder dedicar más espacio al cultivo.

Cámaras escondidas en farolas

Tras las pesquisas, los efectivos descubrieron que la plantación se vigilaba desde el teléfono móvil del cuidador cuando este no estaba. Había cámaras de seguridad escondidas en las farolas del tejado conectadas a través del router para controlar tanto los accesos desde el camino como la evolución de las plantas.

Además de las 1.300 plantas y los 29 kilos de cogollos, intervinieron 94 transformadores de 400 vatios, lámparas de luz y bombillas para facilitar el crecimiento de las plantas, filtros de carbono, humidificadores, estaciones meteorológicas, aires acondicionados y varios tipos de herramientas.

El presunto autor utilizaba todas las necesidades de electricidad para la alimentación de los aparatos de forma fraudulenta. La empresa eléctrica denunció una defraudación de fluido eléctrico de 77 kilovatios de potencia, por valor de 34.000 euros.

Por todo ello, la Guardia Civil ha detenido al hombre de 47 años como presunto autor de un delito contra la salud pública por la elaboración y cultivo de droga y otro de defraudación de fluido eléctrico. La autoridad judicial ha decretado su ingreso en prisión.

Esta actuación es una de las más importantes del año en cuanto a volumen de plantas incautadas, solamente equiparable a otra en Monóvar en mayo de 2017, al desmantelar un cultivo de 1.400 plantas.

Fotos

Vídeos