De desaparecidos a sospechosos de tres asesinatos

De desaparecidos a sospechosos de tres asesinatos. / Reuters

La policía canadiense busca con drones y perros a dos jóvenes de 18 y 19 años acusados de las muertes

EFE

Tres asesinatos y dos desapariciones en el norte de la provincia de Columbia Británica, una remota zona de Canadá fronteriza con Alaska, están ocasionando terror en el país norteamericano por el temor a la existencia de un asesino en serie.

Según han indicado familiares y la propia Policía canadiense, Deese y Fowler, dos de los tres asesinados, eran una pareja de entusiastas viajeros que se conocieron en 2017 en Europa y que habían decidido viajar a Alaska recorriendo la pintoresca costa oeste de Canadá. Tras casi dos semanas de viaje, la pareja llegó a las cercanías del parque natural Liard River Hot Springs, a unos 150 kilómetros de la frontera con Alaska.

La furgoneta en la que viajaban se estropeó poco antes de llegar al parque natural y, aunque varias personas ofrecieron ayuda a la pareja, Deese y Fowler decidieron que no necesitaban asistencia y que podrían resolver el problema mecánico. El 15 de julio, la Policía descubrió sus cadáveres tiroteados junto a la carretera y cerca de la furgoneta.

Imagen del coche que los sopechosos usan en su fuga.
Imagen del coche que los sopechosos usan en su fuga. / Reuters

Posteriormente, el 19 de julio, la Policía empezó la búsqueda en las cercanías de la localidad de Dease Lake, a unos 450 kilómetros al sur de Liard River Hot Springs, de otra pareja desaparecida tras descubrir su camioneta incendiada en la carretera. Kam McLeod, de 19 años de edad, y Bryer Schmegelsky, de 18, viajaban hacia el territorio del Yukón en busca de trabajo. Al inspeccionar los restos de la camioneta, la Policía Montada, en vez de encontrar a los dos jóvenes, halló el cuerpo de otra persona, Leonard Dyck, de 64 años, profesor de botánica en la Universidad de British Columbia en Vancouver.

Días después, la policía ha dejado de considerarlos desaparecidos para acusarles de tres asesinatos. Las autoridades han advertido a la población de que Kam McLeod, de 19 años de edad, y Bryer Schmegelsky, de 18, son peligrosos y de que puede que vayan armados. Los agentes están usando drones y perros para tratar de localizarlos.

Bryer y Kam.
Bryer y Kam. / Reuters

La prensa local ha informado de que Schmegelsky y McLeod han sido vinculados a cuentas de redes sociales y salas de chat que promueven ideologías extremistas, incluso en YouTube y Steam, una plataforma de distribución de videojuegos.

El padre de Schmegelsky ha declarado a la prensa que sabe que su hijo va a morir «hoy o mañana». Tras decir que su hijo estaba en una «misión suicida», agregó: «Descansa en paz, Bryer. Te amo. Lamento mucho que esto haya sucedido»