Cinco hombres acosan a una mujer en una playa naturista e intentan atropellarla

Una zona de la playa del Mareny de San Lorenzo en una imagen de archivo./
Una zona de la playa del Mareny de San Lorenzo en una imagen de archivo.

La Guardia Civil de Cullera detiene a los cinco individuos por un delito de abusos sexuales tras denunciar la víctima que la rodearon y le tocaron las nalgas

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Otra víctima de un delito sexual y otro grupo detenido por acosar y manosear a una mujer. La Guardia Civil de Cullera ha arrestado a cinco hombres por un delito de abuso sexual tras rodear a una bañista y realizarle tocamientos en la playa naturista del Mareny de Sant Llorenç. Los individuos quedaron en libertad provisional después de ser interrogados, aunque tendrán que declarar esta semana ante el juez de Sueca que instruye la causa.

Los hechos se produjeron el pasado 15 de junio de 2019 en el término de Cullera, pero muy cerca del límite con el municipio de Sueca, según informaron ayer fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia. La víctima, cuya identidad omitimos para preservar sus derechos, tiene 40 años y reside en una localidad de la comarca de la Ribera.

La mujer acudió a la playa para tomar el sol en la playa naturista y, cuando se dirigió a la zona de aparcamiento para subir a su coche y regresar a su domicilio, dos individuos comenzaron a seguirla por la pasarela de madera que conecta la playa con la explanada donde los bañistas aparcan sus vehículos. Los hombres la increparon con frases vejatorias y expresiones sexuales, por lo que la víctima comenzó a andar más deprisa. Poco después, otros tres hombres salieron de las dunas y se unieron al acoso.

Según la denuncia que presentó la mujer, varios de los individuos estaban desnudos cuando la acorralaron y uno de ellos le tocó las nalgas mientras los otros le hacían proposiciones sexuales con un lenguaje soez. La víctima se asustó mucho y corrió hacia el aparcamiento para pedir ayuda a una pareja que estaba cerca. Los cinco acosadores dejaron entonces de molestarla y decidieron marcharse. Subieron a un coche y el conductor realizó maniobras bruscas para huir a toda velocidad. Según el testimonio de la mujer, el hombre que iba al volante del vehículo intentó atropellarla.

Tras recibir el aviso de unos posibles abusos sexuales en la playa naturista, una patrulla de la Guardia Civil se desplazó al Mareny de Sant Llorenç para auxiliar a la víctima y buscar a los individuos que la habían vejado. Los agentes informaron a la mujer de sus derechos y la acompañaron al cuartel de la Guardia Civil para que presentara la correspondiente denuncia.

La víctima relató los tocamientos que había sufrido y facilitó a los investigadores los datos que recordaba de sus acosadores, como los números de la matrícula del coche que estuvo a punto de atropellarla y la descripción física de dos de los cinco hombres.

Antecedentes delictivos

Tras realizar varias averiguaciones, los agentes del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cullera lograron identificar y arrestar a los cinco individuos, de edades comprendidas entre los 45 y 50 años, por un delito de abusos sexuales. Los detenidos residen en las localidades de Sueca y Riola, donde los vecinos les atribuyen otras fechorías, y varios de ellos tienen antecedentes por un delito de lesiones.

La Guardia Civil y la Policía local han aumentado la vigilancia en la playa naturista para evitar hechos similares. En enero de este año, el Tribunal Supremo confirmó una condena de 15 años de prisión para un hombre que agredió sexualmente a una decena de mujeres entre 2014 y 2016 cuando se encontraban solas entre las playas de Bega de Mar y Mareny de Sant Llorenç. El individuo también fue detenido por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cullera tras una ardua investigación.

Después de este caso, la Comunitat Valenciana acumula ya una decena de investigaciones este año por agresiones o abusos sexuales cometidos por grupos de hombres o menores. La violación de una joven de 19 años por cuatro amigos en Callosa d'en Sarrià causó una gran indignación al trascender que los individuos drogaron a la víctima y grabaron con un móvil la agresión sexual.