Absuelto de apalear a un hombre por abusar sexualmente de la hija de su novia en Murcia

Fachada de un hospital de Murcia./
Fachada de un hospital de Murcia.

La víctima de la paliza, condenada por los abusos sexuales, estuvo nueve días hospitalizada por los golpes

EFEMurcia

La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un hombre que acusó a otro de haberle fracturado el maxilar, además de producirle otras lesiones, al considerar que había abusado de una niña, hija de la pareja sentimental del segundo. La víctima de la paliza, que fue condenada por los abusos sexuales en otro juicio, tardó dos meses en recuperarse de los múltiples golpes y lesiones en la cara y el cuerpo.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, indica que el juzgado de lo penal de Murcia que dictó la resolución absolutoria del acusado declaró probado que los hechos ocurrieron el quince de abril de 2016, cuando el denunciante fue requerido para que subiera al piso donde se encontraba el denunciado y otras personas.

Esa invitación tenía como objetivo aclarar los abusos cometidos sobre la menor, añadía la sentencia. La reunión fue «tensa», según se recogía en el relato de hechos probados, pero sin que en el juicio quedara demostrado que el acusado había agredido al denunciante o le hubiera amenazado, por lo que la sentencia fue absolutoria.

El juzgado decía también que en otra causa, el ahora apelante fue, finalmente, condenado como autor de los abusos sexuales sobre la niña.

Señala la Audiencia que el herido no acudió a ningún hospital hasta dos días después de que ocurriera la agresión denunciada, lo que considera inverosímil, ya que los médicos forenses aseguraron que las lesiones que sufrió eran de tal consideración que tenían que haberle producido grandes dolores. De hecho, tardaron en curar más de dos meses y tuvo que permanecer hospitalizado nueve días.

El tribunal de la Audiencia dice que no puede descartarse que el origen de las heridas fuese otro, distinto del denunciado, para añadir que también es posible considerar que la denuncia presentada contra el acusado formase parte de una estrategia ante la puesta en marcha del otro proceso judicial, en el que acabó siendo condenado por los abusos.