Sanidad retira unos termómetros inteligentes usados en niños y busca usuarios afectados

Un pediatra reconoce a una niña en su consulta. /LP
Un pediatra reconoce a una niña en su consulta. / LP

La AEMPS pide dejar de utilizarlos inmediatamente por carecer del marcado CE

M. C. V.Valencia

Sanidad ha retirado del mercado las Cápsulas Termómetro PTD-100 para teléfonos móviles inteligentes, fabricadas por la coreana Partron Co. Ltd., por carecer de marcado CE como producto sanitario.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha tenido conocimiento a través de las autoridades competentes de Finlandia de que la empresa está comercializando el producto Cápsula Termómetro PTD-100 para medir la temperatura corporal, especialmente en niños y bebés, sin disponer de marcado CE como producto sanitario.

Se trata de un dispositivo conectado a la toma auxiliar de audio de los smartphones que realiza una medición de la temperatura, tanto corporal, como de objetos y del medio ambiente. Este producto se utiliza con una aplicación móvil llamada 'Thermo Capsule' que permite la visualización de la temperatura obtenida a través de la cápsula termómetro.

Vendidos por internet en España

Estos productos se han vendido a través de diversas páginas web por lo que resulta difícil conocer el número total de usuarios en España del producto. Desde la AEMPS recomiendan dejar de utilizar inmediatamente el dispositivo si se tiene en casa, así como dejar de venderlo si se trata de un comercio.

Además, pide a los usuarios que reporten, a través de la página web de la AEMPS, cualquier incidente relacionado con el uso de estos productos.

Los productos destinados a la medición de la temperatura corporal son productos sanitarios que para comercializarse legalmente en la Unión Europea deben haber sido evaluados por un organismo notificado y estar provistos del marcado CE. Este distintivo declara la conformidad del producto con los requisitos de seguridad, eficacia y calidad establecidos en la legislación y debe figurar en el etiquetado y el prospecto del producto, junto con el número de identificación del organismo notificado que ha evaluado la conformidad de la función de medición.