Profesionales sanitarios y pacientes se unen contra los bulos en internet

Profesionales sanitarios y pacientes se unen contra los bulos en internet

Crean una plataforma para ofrecer información contrastada y desmontar los bulos de salud que circulan en la red

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

En los últimos años, los profesionales sanitarios se encuentran en las consultas con un problema antes desconocido: el 'doctor Google'. «En muchas ocasiones, nos llegan pacientes que nos dicen que han visto en internet o en la televisión tal síntoma o tal tratamiento», cuenta Sergio Vañó, dermatólogo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y presidente de la Asociación de Investigadores en Salud (AIES).

El cáncer, las vacunas, la nutrición, la pediatría y hasta la alopecia son los terrenos por los que campan a sus anchas los bulos y que están causando incertidumbre en los enfermos: el 60% de ellos acude a la red en busca de más conocimientos sobre su estado de salud.

Para luchar contra estas noticias falsas, que representan un tercio de las mentiras que circulan por internet, profesionales sanitarios, pacientes y periodistas han creado la plataforma #SaludSinBulos (www.saludsinbulos.com), que busca ofrecer una información veraz y contrastada y acabar así con la 'infoxicación'.

«Cuando se acude al médico, la gente está desesperada en busca de respuestas, respuestas que, además, 'nos vengan bien' y encajen con nuestras ideas preconcebidas», explica Carina Escobar, representante de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, que también entona el 'mea culpa': «A lo mejor estamos errando en no adaptar el lenguaje científico a las necesidades de entendimiento del paciente, mientras que las pseudociencias facilitan tanto el lenguaje que parece que es verdad lo que están contando», agrega.

La plataforma contará con diferentes secciones para que los especialistas sanitarios analicen otras informaciones, que no siempre son falsas, pero sí «exageran los resultados o no están contrastadas», afirma Carlos Mateos, coordinador de la iniciativa. Las patatas de una cadena de restaurantes de comida rápida que ayudaban a luchar contra la calvicie es el último ejemplo de noticias que no se ajustan a la verdad.

Tampoco las vacunas causan autismo en los niños ni una máquina de radiología ha succionado a un paciente en la India, pero estas historias se extienden a gran velocidad en las redes sociales y a veces, lo que es peor, en los medios de comunicación. «Oír un determinado bulo muchas veces en diferentes medios hace que al final cale una mentira que puede ser creída por mucha gente», asevera Mateos.

 

Fotos

Vídeos