¿Están tan limpios como crees los estropajos y las bayetas que usas?

Estropajos de cocina. /LP
Estropajos de cocina. / LP

Estos utensilios cotidianos concentran un gran número de gérmenes

LAS PROVINCIAS

Se utilizan, prácticamente, a diario para fregar los platos, limpiar la encimera o cualquier otra superfície del hogar, pero ¿sabemos si están limpios los estropajos y las bayetas de nuestras casas?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio sobre la higiene en los estropajos y bayetas que se encuentran en los hogares. Según sus resultados, estos utensilios de uso cotidiano son una fuente de contaminación, ya que reúnen una gran cantidad de bacterias.

Esta concentración de microbios se debe, en parte, a un mal cuidado de los mismos. Tal y como revela el estudio, a partir de una muestra de bayetas y estropajos de los participantes del análisis, en la gran mayoría de los hogares las condiciones higiénicas de ambos son deficientes.

Los objetos del estudio fueron analizados tal cual los dejan los consumidores tras su uso. De dicha muestra, se extrajo que hasta un 96% de los estropajos y un 91% de las bayetas se encuentran en un estado higiénico inadecuado.

Estos objetos deberían desinfectarse varias veces para poder continuar usándolos o renovarlos con bastante frecuencia. No obsante, según el análisis de la OCU, el 79% de los usuarios no lo hace.

Cómo desinfectarlos

Según la OCU, la clave para evitar que estos utensilios de limpieza se conviertan en una fuente de contaminación es una adecuada esterilización. Tal y como revela el análisis, los usuarios desinfectan los estropajos y bayetas en el microondas o en la lavadora. No obstante, según la OCU, ninguno de estos dos métodos son los más recomendables.

Para ello, la OCU simuló un uso normal para medir la cantidad de gérmenes que contenían estropajos y bayetas, a los que se les sometió después a diferentes métodos de desinfección. Tanto el microondas y la lavadora redujeron la contaminación, pero no totalmente. El lavavajillas, en cambio, no desinfectó estos utensilios. Es más, incrementó el número de bacterias.

En este caso, los métodos sencillos resultan ser los más eficaces. La OCU aconseja para acabar con los gérmenes de estropajos y bayetas aclararlos con agua, escurrirlos bien y dejarlos secar. Otra opción es ponerlos en remojo en agua con lejía diluida al 10% durante al menos 5 minutos.

Prevención y eliminación de gérmenes

1. Eliminar los restos de comida tras cada uso, puesto que las bacterias se alimentan de sus nutrientes.

2. Aclarar con agua y escurrir bien los utensilios después de utilizarlos. Es recomendable dejar la bayeta extendida tras cada uso.

3. Usar agua con lejía diluida al 10% una vez a la semana para conseguir un tratamiento desinfectante adicional.

4. Sustituir periódicamente tanto los estropajos como las bayetas sin esperar a que estén muy deteriorados.