Teresa Romero: «Me encuentro bien, recuperada y con ganas de vivir»

Teresa Romero, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla de Madrid./
Teresa Romero, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla de Madrid.

La auxiliar de enfermería acude a los juzgados como testigo para explicar "todas lasvivencias del ébola", incluido un primer caso sospechoso en abril de 2014

DANIEL ROLDÁNMadrid

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería que superó el virus del ébola, ha testificado ante el Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid en el marco de la causa judicial que investiga si las autoridades sanitarias incurrieron en un posible delito al no adoptar medidas para evitar su contagio de ébola. "Me encuentro bien, recuperada y con ganas de vivir. Vengo a declarar como testigo en varias querellas", ha afirmado muy agobiada ante la presencia de los medios de comunicación antes de marcharse escoltada por su marido y su letrado.

Se incorpora mañana a su puesto en el Hospital Carlos III

tras 17 meses de baja

Romero se incorporará este jueves a su puesto como auxiliar de enfermería en el Hospital Carlos III-La Paz tras 17 meses de baja desde que se contagió del virus, enfermedad que superó con éxito tras una larga lucha.

Fuentes cercanas a la familia han señalado que la incorporación tendrá lugar después de que su médico de cabecera le haya dado el alta de la baja al estar en condiciones para volver a su puesto.

Romero ha acudido a los juzgados madrileños a las 10.30 horas, al igual que lo ha hecho la auxiliar de enfermería que la atendió en un primer momento en un centro de salud de Alcorcón. El abogado de Romero, José María Garzón, ha detallado que Romero ha acudido en calidad de perjudicada. "Mi objetivo es ayudar a los jueces a aclarar la situación que yo he vivido y desde la primera vez que se sospechó de un caso de ébola en abril de 2014", ha afirmado la auxiliar de enfermería.

La juez María Teresa Abad, al frente del juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, investiga la posible comisión de algún tipo de delito por parte de las autoridades sanitarias españolas a instancias de varias denuncias. Las diligencias se abrieron a raíz de una denuncia interpuesta por 15 médicos por las medidas adoptadas. Tras ello, se acumularon una serie de denuncias, entre ellas una del sindicato CSIF.

Con la declaración, la magistrada quiere indagar sobre si se cumplieron las normativas para evitar contagios en ese tipo de situaciones, especialmente lo relativo a riesgos laborales.

Teresa Romero y la médico que la atendió en un centro de salud de Alcorcón llegaron a un acuerdo después de que la auxiliar de enfermería haya reconocido que no la informó acerca de que estuvo en contacto con los misioneros fallecidos por el ébola.