'De monjas a diputadas': los versos del poema machista contra Irene Montero

Irene Montero. /Efe
Irene Montero. / Efe

El autor ha sido condenado a pagar 50.000 euros a la portavoz de Podemos y la revista donde se publicó tendrá que indemnizar con otros 20.000

EFE

'El guardabosques de Valsaín' (un autor con pseudónimo) publicó en 2017 un poema titulado 'De monjas a diputadas' contra Irene Montero que el juzgado de Instrucción número 38 de Madrid ha considerado sexista, machista y que «erosiona» la dignidad de la portavoz de Podemos.

Los versos del poema insinúan que las responsabilidades políticas de la portavoz de Podemos y de la exdiputada Tania Sánchez se deben a los «apetitos inconstantes» del líder de la formación, Pablo Iglesias, al asegurar el autor:

«Cuentan que en España un rey

de apetitos inconstantes

cuyo capricho era ley

enviaba a sus amantes

a ser de un convento grey.

Hoy los tiempos han cambiado

y el amado timonel

en cuanto las ha dejado

no van a un convento cruel

sino a un escaño elevado».

Y continúa

«La diputada Montero

Expareja del 'coleta'

Ya no está en el candelero

Por una inquieta bragueta

Va con Tania al gallinero».

«No se trata de un texto de información, sino de expresión de valoraciones de su autor sobre la demandante que erosiona explícitamente su dignidad», sostiene el magistrado, que señala en la sentencia que el poema comporta «un ultraje y ofensa para Montero como persona y mujer». El autor ha sido condenado a pagar 50.000 euros a Irene Montero.

Además, en la sentencia, el magistrado Jaime Moralles condena de forma solidaria a los seis miembros del comité de redacción de la revista de la asociación judicial Francisco de Vitoria, donde se publicó el poem, al pago de 20.000 euros a Montero por «no supervisar» el contenido del poema publicado en noviembre de 2017 con el título 'De monjas a diputadas', firmado con el pseudónimo 'El guardabosques de Valsaín'.

Para el juez, las expresiones proferidas por el autor son «simples expansiones desde una posición sexista y machista, gravemente peyorativas para la mujer» que, además de «insidiosas e infames», resultan ser «vejaciones». «Dichos términos, aisladamente y en su conjunto, comportan insulto, insidia y vejación grave para la propia estima de la demandante», añade la sentencia que justifica que el contenido no puede gozar de la protección de la libertad de expresión.

Contra esta resolución, los condenados pueden presentar recurso de apelación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos