El origen valenciano de la Ofrenda a la Virgen del Pilar en Zaragoza

Ofrenda en Zaragoza a la Virgen del Pilar. /Efe
Ofrenda en Zaragoza a la Virgen del Pilar. / Efe

La Casa de Valencia en Zaragoza impulsó en 1954 un acto que se realizaba en Valencia desde 1945 y que la capital maña adoptó como fiesta 13 años después

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

La Ofrenda de flores que cada 12 de octubre miles de vecinos de Zaragoza realizan a su patrona la Virgen de Pilar tiene un origen netamente valenciano. La historia recoge que tras ser terminada la Basílica del Pilar de Zaragoza en 1872, todos los días 2 de enero y 12 de octubre se llenaba de flores el camarín de la Virgen en la Capilla de Nuestra Señora del Pilar.

Desde 1948, al concedérsele rango de basílica a El Pilar por Pío XII, comenzaron las peticiones al ayuntamiento para pedir la creación de un gran ofrenda floral el 12 de octubre de cada año. Y aquí es donde entra el origen valenciano de la ofrenda maña. En 1954 se creó la Casa de Valencia en Zaragoza y desde ese momento, un grupo de integrantes de esta casa vestidos con su traje regional acostumbraba a realizar el 12 de octubre una ofrenda de flores primero a la Virgen de los Desamparados que se halla en la Iglesia de San Gil y a continuación a la Virgen del Pilar, imitando la ofrenda que se celebraba en Valencia desde 1945.

En 1955 hubo dos ofrendas más, lo que despertó el interés del concejal zaragozano Manuel Rodeles, según un artículo de la wikipedia, en el que se asegura que viajó a Valencia para observar los detalles del desfile que se desarrollaba en esta ciudad en honor de la Virgen de los Desamparados y fue el principal impulsor de la que se considera como primera Ofrenda de Flores de Zaragoza, que tuvo lugar en 1958, bajo la alcaldía de Luis Gómez Laguna.

En esta primera edición desfilaron dos carrozas y los oferentes llevaron claveles que habían sido adquiridos por el Ayuntamiento en Tortosa. Se calcula que en ese año participaron 2000 personas vestidas con sus trajes regionales. La Ofrenda era idéntica a la que se realizaba en las Fallas de Valencia: las personas recorren algunas de las calles más importantes de la ciudad con ramos de flores, ataviados con los trajes típicos de Aragónhasta llegar a la Plaza del Pilar, donde una imagen de la Virgen ha sido colocada en lo alto de una gran estructura de metal; en esta estructura se sujetan las flores, colocando las de colores en la parte baja y formando en la parte superior el manto de la Virgen con flores rojas o blancas según el año, alternándose ambos colores.​

Ofrenda multitudinaria en Zaragoza. / Efe

El éxito que tuvo el evento en sus primeros años contribuyó a que en 1965 las fiestas del Pilar fueran declaradas Fiestas de Interés Turístico Nacional. Para 1980 el número de participantes ya era aproximadamente de 50 000.

Las flores se depositaban inicialmente junto a una réplica de la Virgen que se situaba en la fachada principal del templo pero en 1998 el cineasta Bigas Luna propuso al ayuntamiento colocar en distinto lugar de la plaza la imagen de la Virgen con el fin de hacer más suntuoso el acto del día 12.

Fotos

Vídeos