Millones de personas protestan contra el cambio climático en el mundo

Protestas en Berlín./REUTERS
Protestas en Berlín. / REUTERS

Los estudiantes lideran masivamente la convocatoria lanzada por la joven activista sueca Greta Thunberg

COLPISA / AGENCIASSídney

Miles de personas se manifiestaron este viernes en muchas ciudades europeas para protestar contra el cambio climático, el mismo día en que el gobierno alemán ha adoptado una decisión clave de inversión millonaria en favor del ambiente. Mientras tanto, en Asia, los alumnos de grandes localidades como Sídney, Manila, Bombay o Seúl fueron los primeros en responder masivamente a la convocatoria lanzada por la joven activista sueca Greta Thunberg para dejar las aulas el viernes y participar en esta huelga escolar simbólica.

El objetivo de los llamados 'Viernes por el futuro' (Fridays for Future) es movilizar a niños de todo el planeta para que presionen a quienes toman las decisiones en el mundo y a las grandes empresas, con el fin de que adopten medidas drásticas que frenen el calentamiento global provocado por la mano del hombre.

En total están programados más de 5.000 eventos en todo el mundo. Tras las manifestaciones en Europa y en las principales ciudades de América Latina, está previsto que la jornada termine en Nueva York, con una enorme manifestación a la que acudirán más de un millón de estudiantes de más de 1.800 escuelas.

A la jornada de movilización se han sumado además unas 1.700 empresas, algunas de las cuales facilitaron a su personal que acudan a las marchas, al igual que ha sucedido con los estudiantes, a los que se ha dispensado de ir a clase para que pudieran ir a las manifestaciones.

Las manifestaciones en Alemania coinciden con una decisión política significativa y de alto calado: el gobierno de coalición (democristianos y socialistas), liderado por la canciller Angela Merkel, ha acordado un ambicioso paquete en defensa del clima y para cumplir con los compromisos de reducción de emisiones de C02 para 2030.

En Londres, numerosos adolescentes se concentraron en el barrio de Westminster, sede del Gobierno, con pancartas y globos. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, tuiteó hoy para pedir al Gobierno de Boris Johnson que ponga en marcha medidas destinadas a atajar la crisis climática.

El líder laborista, Jeremy Corbyn, afirmó en su cuenta de Twitter que los «jóvenes de aquí y de todo el mundo están haciendo imposible que se ignore la emergencia climática y del medio ambiente. Esta es una huelga climática maravillosa».

Con ambiente reivindicativo, los jóvenes activistas instaron a sus respectivos gobiernos a actuar de manera inmediata e impulsar medidas que garanticen el futuro del planeta, amenazado por el deshielo de los polos, el calentamiento global, la subida del nivel de las aguas o desastres naturales más virulentos.

La organización ecologista Extinction Rebellion, que participó en numerosas protestas en los últimos meses para alertar de la crisis climáticas, señaló que se «solidariza» con los jóvenes británicos que se unen a la huelga.

Miles de jóvenes y no tan jóvenes se han citado este viernes en las puertas de la Estación de trenes de Bruselas Norte, en apoyo de la denominada «tercera huelga mundial por el clima» para luchar contra el cambio climático.

«Mucho calor para el clima»

Con cánticos de «hace mucho calor, hace mucho calor para el clima», miles de personas piden a los altos cargos de la política que tomen medidas para hacer frente a dicho fenómeno.

Esta manifestación recorrió el llamado barrio europeo de Bruselas y concentrarse finalmente en el parque del Cincuentenario, en la zona de las instituciones comunitarias.

Por su parte, cientos de personas se manifestaron este viernes en París contra el calentamiento climático, dentro de la jornada mundial por el clima.

La de París se presume como el más numeroso de los actos que están previstos en todo el país, algunos de los cuales tuvieron lugar por la mañana, como los de Rouen o Pau.

En la capital, la manifestación acaba en el parque de Bercy, donde están organizados talleres, conferencias y asambleas ciudadanas.

En Finlandia cientos de jóvenes se movilizaron contra el cambio climático en varios puntos del país, entre ellos en la Universidad de Helsinki, donde se guardaron once minutos de silencio, uno por cada año que queda para poder limitar el aumento de las temperaturas, según el IPCC.

En Dinamarca hay convocadas movilizaciones en 19 ciudades, la más multitudinaria en Copenhague, cuya plaza del Ayuntamiento fue abarrotada desde el mediodía por jóvenes portando pancartas en defensa del planeta y llamando a la acción para frenar los efectos del cambio climático.

En Suecia también hay convocadas movilizaciones en las principales ciudades, entre ellas en Estocolmo, frente a la sede del Parlamento sueco, donde la activista sueca Greta Thunberg inició sus huelgas escolares hace un año.

Los estudiantes de Vanuatu, en las islas Salomón, fueron los primeros que salieron a las calles. En Tokio, unas 3.000 personas también protestaron de manera pacífica. «¿Qué queremos?, ¡Justicia climática! ¿Cuándo lo queremos? ¡Ahora!», repetían, mostrando pancartas que decían «No hay planeta B, ¡despierten!». En Indonesia, varios miles de personas salieron a la calle en varias ciudades. «Greta Thunberg nos ha inspirado, pero todo esto no puede hacerlo una sola persona, todo el mundo debe implicarse», decía Deby Natalia, una de las organizadoras de la manifestación de Yakarta.

Las manifestaciones en Indonesia coinciden con importantes incendios que han asolado miles de hectáreas de bosque y provocado una importante nube de humo tóxico en los últimos días. «Pedimos al gobierno que tome acciones firmes contra quienes provocaron los incendios», agregó la activista.

La víspera de la huelga, Thunberg -una adolescente sueca de 16 años que se convirtió en el emblema de la frustración de una generación ante el tratamiento que se da a la cuestión climática- insistió en que hay soluciones que están siendo «ignoradas», y pidió que los más jóvenes tomen la iniciativa. «Todo cuenta, lo que tú haces cuenta», dijo en un mensaje en video dirigido a sus seguidores.

Las manifestaciones también fueron importantes en Nueva Delhi, Bombay y Manila. «Mucha gente aquí ya siente los efectos del calentamiento del planeta», señalaron los manifestantes, citando por ejemplo los tifones.

Algunas autoridades locales, escuelas y empresas han impulsado a los jóvenes a participar, pero otras entidades advirtieron que las ausencias deberán ser explicadas. Pese a todo, los jóvenes no parecen dispuestos a ceder. «Estamos aquí para mandar un mensaje a la gente en el poder y mostrarles que estamos preocupados y que esto es realmente importante para nosotros», dijo a AFP Will Connor, un joven de 16 años en Sídney.

Más de 300.000 niños, padres y activistas se manifestaron en las principales ciudades australianas, el doble que en una jornada similar celebrada en marzo. El continente australiano vive a diario los debates por el cambio climático. Australia es uno de los mayores exportadores de carbón y aún autoriza enormes minas que generan empleos y han apuntalado tres décadas de crecimiento económico ininterrumpido. Pero también sufre de las consecuencias del cambio climático. En años recientes ha vivido enormes sequías, numerosos incendios forestales, inundaciones devastadoras y la pérdida irremediable de la Gran Barrera de Coral.

El gobierno australiano, de corte conservador, no ha llegado al punto de negar el cambio climático, pero quiere limitar la discusión a elegir entre generar empleos o cumplir metas de emisión de gases de efecto invernadero. El parlamentario oficialista Craig Kelly incluso emitió un mensaje el jueves a los jóvenes donde afirmó que «todo lo que les han dicho es una mentira». Sin embargo, un creciente número de empresas está en total desacuerdo con la visión expresada por Kelly.

«¡Nos vemos en las calles!», fue el desafiante mensaje de la empresa de seguros y pensiones Future Super, que llegó a reunir 2.000 empresas en la campaña en favor de la protesta juvenil. De igual modo, el máximo responsable de Amazon, Jeff Bezos, se comprometió a alcanzar la neutralidad de carbono para el año 2040, y llamó a otras empresas a hacer lo mismo.

Las protestas del viernes preparan así el terreno para dos semanas de movilización en Nueva York, comenzando por una Cumbre de la Juventud sobre el Clima se celebrará en la ONU del sábado. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, presidirá el lunes una reunión de emergencia en la que pretende pedir a los líderes mundiales que fortalezcan y amplíen los compromisos adoptados en 2015 en el marco de los Acuerdos de París. Según las últimas cifras publicadas por la ONU, para tener alguna posibilidad de frenar el calentamiento del planeta en un grado y medio centígrado (+1,5°C) por encima a la temperatura del siglo XIX, el mundo tendría que tener cero emisiones de carbono en 2050.