Mueren dos hermanos al ser arrastrado su coche por la riada en Albacete

La riada corta la A-31 entre Almansa (Albacete) y Villena (Alicante)./Agrupación de Agentes Medioambientales
La riada corta la A-31 entre Almansa (Albacete) y Villena (Alicante). / Agrupación de Agentes Medioambientales

Heridas tres personas durante las inundaciones en la provincia de Valencia

JUAN VICENTE MUÑOZ-LACUNA Y AGENCIASToledo/Valencia

Un hombre y una mujer, hermanos de 61 y 51 años, respetivamente, han muerto este jueves al ser arrastrado su coche por la riada, en un camino del término de Font de la Figuera, próximo a la localidad de Caudete (Albacete), han informado fuentes de la guardia Civil. Los dos cadáveres fueron hallados en el interior de un vehículo que había volcado por la acumulación de agua en una zona de difícil acceso.

También en la localidad Caudete varios vecinos que habitan casas de campo a las afueras del pueblo han sido rescatados por helicópteros al resultar inundadas sus fincas y viviendas. Este municipio ha sido uno de los más afectados por este temporal en la provincia de Albacete.

En el municipio de Almansa, próximo a Caudete, dos personas tuvieron que ser rescatadas de sus vehículos en la carretera CM-3220.

Más al norte, en la provincia de Valencia tres personas fueron evacuadas hasta distintos hospitales tras sufrir percances durante las riadas. Según ha informado la Guardia Civil, en Canals fueron rescatados un hombre de 57 años y su hijo de 33, atrapados por la corriente en el río Canyoles. Ambos han sido trasladados al Hospital Lluís Alcanyís de Xátiva en sendas ambulancias. En las tareas de rescate también han resultado heridos dos policías locales y dos agentes de la Guardia Civil del puesto de Canals.

Otro hombre tuvo que ser asistido en el Camino de la Font de la Purísima, en Ontinyent, tras quedar atrapado por un pie al caerse parte del tejado de una casa. El herido, con una posible fractura de tobillo, fue evacuado al Hospital de Ontinyent.

Por su parte, la autovía A-31 (Madrid-Albacete-Alicante) quedó cortada en ambos sentidos por balsas de agua y un pantano cercano se vio obligado a desembalsar ante el riesgo de rotura provocando la inundación de cultivos. Asimismo, un tren AVE que une Alicante y Madrid con 60 pasajeros a bordo tuvo que detener su viaje en la estación, mientras que los viajeros fueron trasladados hasta sus destinos en autobuses.