Los integrantes de La Manada garantizan su libertad hasta que decida el Supremo

La Sala Segunda de la Audiencia de Navarra rechaza los últimos recursos posibles en la Comunidad Foral

PABLO OJERPamplona

Los cinco sevillanos acusados de abusar sexualmente a una joven madrileña en los Sanfermines de 2016 han recibido esta mañana un alivio al saber que ya no tendrán que preocuparse por su reingreso en prisión, si no cometen nuevos delitos, hasta que el Tribunal Supremo decida sobre los recursos presentados contra la sentencia de la Audiencia de Navarra que les condenaba a 9 años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales con prevalimiento.

La Sala Segunda de la Audiencia de Navarra, la misma que les condenó el pasado mes de abril, ha decidido desestimar los recursos de súplica presentados por las acusaciones contra la decisión de mantener la libertad provisional a los cinco miembros de la Manada que ellos mismos habían considerado el pasado 3 de enero. Este es el último recurso posible en los tribunales navarros, por lo que el caso se sitúa ya a tiempo completo en Madrid, en el Tribunal Supremo.

La decisión se ha tomado por los mismos votos que la primera respuesta, dos votos contra uno, el del presidente de la Sala, José Francisco Cobo que consideraba que se daban los elementos suficientes para el ingreso en prisión de los encausados.

Hasta cuatro recursos

La lista de recursos se inicia con la decisión, el pasado mes de junio, de poner en libertad a los cinco sevillanos de La Manada a pesar de que tenían una sentencia que los condenaba a 9 años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales con prevalimiento. Esta decisión fue recurrida ante la misma Sala Segunda, que en julio ratificó su decisión de junio.

La decisión del TSJN de ratificar la condena dio nuevos argumentos a las acusaciones para volver a recurrir la puesta en libertad de los condenados. El 3 de enero la Sala Segunda, que había decidido en junio la puesta en libertad, respondió a los recursos considerando que los acusados debían continuar en libertad ya que esa ratificación del TSJN no era motivo suficiente para cambiar su situación y no se había incrementado el riesgo de fuga de los condenados.

Sin embargo, las acusaciones volvieron a recurrir esta decisión y ahora otra vez la Sala Segunda, la misma que en junio decidió ponerlos en libertad, la misma que en julio mantuvo su posición, la misma que en enero rechazó los recursos, se ratifica en su decisión por cuarta vez.