Llevan a cabo en Nueva York el trasplante de rostro más complejo hasta ahora

El doctor Eduardo Rodríguez presenta las fotografías del rostro de su paciente antes y después de la operación./
El doctor Eduardo Rodríguez presenta las fotografías del rostro de su paciente antes y después de la operación.

Más de 100 médicos, enfermeras y personal técnico participaron en la cirugía de 26 horas practicada a Patrick Hardison, un socorrista de 41 años que quedó completamente desfigurado en 2001

COLPISA / AFPnueva york

Un socorrista de 41 años que quedó completamente desfigurado en 2001 ha sido sometido al trasplante de rostro más amplio y complejo practicado hasta el momento, según ha informado este lunes un centro médico en Nueva York.

Más de 100 médicos, enfermeras y personal técnico participaron en la cirugía de 26 horas, que fue conducida a mediados de agosto en el centro médico NYU Langone, anunció la institución.

El paciente es Patrick Hardison, de Senatobia, Misisipi, quien sufrió graves heridas faciales cuando trabajaba como bombero voluntario justo unos días antes de los ataques del 11 de septiembre.

Hardison quedó severamente desfigurado cuando el techo de una casa en llamas cayó sobre él durante una misión de rescate. Perdió los párpados, las orejas, los labios, la mayor parte de su nariz, el cabello y las cejas.

Eduardo Rodríguez, jefe del departamento de cirugía plástica, ha liderado la operación tras de un año de preparativos, anunció el centro médico. La cirugía le ha dado a Hardison un nuevo rostro con otro cuero cabelludo, orejas, canales auditivos y algunas porciones de huesos de barbilla, pómulos y nariz.

También le ha proporcionado nuevos párpados y músculos que controlan el parpadeo. Antes Hardison no podía cerrar sus ojos completamente.

El paciente llegó al doctor Rodríguez tras más de 70 cirugías previas, pero ha tenido que esperar un año hasta que apareciera un donante con la edad, el peso, la altura y la piel adecuados. También debía tener una estructura ósea similar y era necesario contar con el acuerdo de la familia.

Esta sucesión de coincidencias ocurrió en agosto, cuando David Rodebaugh, un ciclista de 26 años que vivía en Brooklyn, falleció en un accidente vial. Su madre aceptó donar sus órganos.

El coste del trasplante, estimado en entre 850.000 y un millón de dólares, fue asumido por una subvención especial de la NYU Langone, precisó Rodríguez.

El médico dijo que le había dicho a Hardison que la probabilidad de que la operación fuera exitosa era de 50%, porque quería que el paciente entendiera "el gran riesgo que significa participar en este procedimiento experimental". "Esta no es una operación para cualquiera, es para individuos muy valientes", dijo en una conferencia de prensa.

Los trasplantes de rostro se han vuelto cada vez más frecuentes en los últimos años. El primer trasplante facial parcial del mundo fue practicado por médicos franceses en 2005, en una mujer que había sido ferozmente atacada por su perro.

En marzo pasado, el hospital universitario Vall d'Hebrón de Barcelona informó que había practicado exitosamente lo que llamó entonces el trasplante facial más complejo hasta la fecha: consistió en la reconstrucción de la parte baja del rostro, cuello, boca, lengua y garganta de un hombre anónimo terriblemente desfigurado por una enfermedad. Esa operación reconstruyó dos tercios del rostro del hombre de 45 años.

En 2010, el mismo hospital practicó el primer trasplante facial total en un hombre que sufrió un accidente que lo dejó sin nariz y deformó su mandíbula y pómulos.