El cambio de color en las uñas o en la piel de los pies puede alertar de una infección

El verano es la época de mayor contagio de estas patologías./Pixabay
El verano es la época de mayor contagio de estas patologías. / Pixabay

La utilización de sandalias y caminar descalzo por zonas húmedas son algunos factores que predisponen a una mayor probabilidad de infección

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunitat Valenciana ha recordado que el verano es la época de «mayor riesgo» para la salud de los pies y que un cambio de color tanto en las uñas como en la piel puede alertarnos de la existencia de alguna infección.

El uso de calzado que deja expuesto el pie, junto a la mayor frecuencia a caminar descalzo por zonas húmedas como piscinas y duchas de playa o la humedad más alta, predispone a una mayor probabilidad de contagio en verano. Por ello, la organización colegial aconseja ponerle más atención a los signos de alerta que nos indican si tenemos algún problema cutáneo. En el caso de que lo hubiera, es necesario acudir al podólogo con la mayor rapidez posible para que confirme si existe una infección y cómo se puede tratar.

Hongos, la infección del verano

Se trata de la temida patología de las piscinas, y no es para menos, ya que es la más común de la época estival. Algunos de sus síntomas son el cambio de pigmentación en la piel, como el enrojecimiento y el picor. La zona más habitual donde suele aparecer la infección es el espacio interdigital, debido a que la piel de esta área puede macerarse, es decir, mostrarse «blanquecina» y «blanda».

Si se padece hipersudoración, es muy importante extremar las medidas de higiene para evitar el contagio de hongos, entre ellas, secar los dedos tras el baño e incluso aplicar un producto antitranspirante.

Respecto a esto, la presidenta del Colegio Oficial de Podólogos, Maite García destaca que se ha de diferenciar entre un tratamiento antitranspirante «que tendrá un efecto astringente para disimular el exceso de humedad en la zona» y un desodorante «que simplemente evita el mal olor que aparece cuando el pie está estancado y cerrado».

Como otra de las recomendaciones se ha de evitar ir descalzo en zonas públicas, ya que podemos contagiarnos de este tipo de patologías a través de los papilomas, un tipo de virus que vive en la superficie del suelo. La presencia de alguna herida en el pie como una rozadura facilitará las probabilidades de contagio.

Los centros de estética no son la solución

El Colegio de Podólogos señala que siempre que se padezca una patología de estas características se ha de acudir al podólogo y no a centros de estética que realicen tratamientos de onicomicosis con láser. El organismo colegial afirma que exponerse a estos procedimientos «podría empeorar las patologías y únicamente es el podólogo el que tiene la capacidad y formación para ello».

Temas

Verano
 

Fotos

Vídeos