El Ministerio de Sanidad aprueba un plan acelerado de vacunación contra el sarampión

Una doctora prepara una vacuna contra el sarampión en Sao Paulo/Fernando Bizerra Jr / EFE
Una doctora prepara una vacuna contra el sarampión en Sao Paulo / Fernando Bizerra Jr / EFE

En julio, se recomienda la vacunación prioritaria frente a sarampión y rubeola, poliomielitis, tétanos y difteria en las personas susceptibles de cualquier edad

Doménico Chiappe
DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Desde julio existe un plan de vacunación acelerada contra las enfermedades contagiosas, que incluye el sarampión, una enfermedad que ha reaparecido en Europa, según alertó la Organización Mundial de la Salud. El documento del Ministerio de Sanidad fue redactado en abril y aprobado en junio por la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Este «calendario acelerado de vacunaciones» alcanzaría a toda la población que reside en España, sean o no nacionales y cubriría las enfermedades infecciosas. Sin embargo, el documento especifica que «se debe dar prioridad a la protección frente a enfermedades fácilmente transmisibles o graves. Por lo tanto, es prioritaria la vacunación frente a sarampión y rubeola, poliomielitis, tétanos y difteria en las personas susceptibles de cualquier edad».

El plan ha establecido unas pautas generales de vacunación, según la enfermedad y la edad de la persona y, aunque recomienda que los calendarios se personalicen al paciente, establece los intervalos ideales entre dosis. En cuanto a la edad, se divide en tres fases. Primero la de los menores de siete años, después entre siete y 18 años, y por último para «mayores de 18», en la que se especifica que «se recomienda la vacunación en personas nacidas en España a partir de 1970 sin historia de vacunación documentada y en personas no nacidas en España y sin documentación de vacunación previa». Para proteger contra el sarampión, «se administrarán dos dosis de la triple vírica con un intervalo de al menos cuatro semanas entre dosis. En caso de haberse administrado una dosis con anterioridad, se administrará una sola dosis, independientemente del tiempo que haya pasado desde la administración previa».

Este tipo de «calendario acelerados» son usuales en los sistemas de salud y se procuran para evitar la transmisión de enfermedades contagiosas. Establece «las vacunas que se deben administrar a personas de diferentes edades que no tienen documentadas en su historial las vacunas recomendadas con las pautas correctas. Por ejemplo, en personas procedentes de países con diferentes calendarios de vacunación, personas que presentan una historia de vacunación incompleta, o aquellas que no hayan recibido ninguna dosis de vacuna (o bien no se tiene constancia documental de que una vacuna ha sido administrada».

Se implementa tanto en centros de salud, a donde suele acudir la mayoría de la población, como en centros de personas desplazadas y refugiados, que «pueden ser más vulnerables». Como paso previo se realiza una valoración, para comprobar que han recibido las vacunas correspondientes a su edad. «Se administrará el mayor número posible de las vacunas indicadas en cada visita para asegurar la protección con al menos las vacunas prioritarias, que se administrarán lo antes posible», indica el documento.

Además del sarampión, otras enfermedades incluidas en este plan son la difteria, tétanos, tosferina, hepatitis, meningococo, rubeola, parotiditis, neumococo, polio, varicela y el virus de papiloma humano. «La administración de vacunas vivas en personas previamente inmunes no se asocia a un mayor número de reacciones adversas, e incluso se refuerza la inmunidad», aseguran sus autores.

Ayer, la OMS advirtió que este año se han detectado más de 360.000 casos de sarampión. En Europa han sido 89.994 casos en 48 países europeos en los primeros seis meses de 2019, más del doble que el año pasado. Los países más afectados son Reino Unido, Grecia, Albania y República Checa. El sarampión se consideraba una enfermedad erradicada en el continente.