Muere Pedro Nácher, abogado valenciano especialista en Derecho Penal

Muere Pedro Nácher, abogado valenciano especialista en Derecho Penal

Profesor de la Escuela de Prácticas del Colegio y de la UNED, se ha ocupado de la defensa de destacados políticos

J. F. VALENCIA

El abogado penalista Pedro Nácher Coloma ha fallecido en Valencia, a los 59 años de edad, a causa de una enfermedad hepática.

Nacido en 1957 hizo sus estudios de Derecho en la Universitat de València y se licenció en 1979, una promoción de la que han salido numeroso jueces y fiscales que ocupan actualmente altos puestos en la judicatura, al margen de abogados de reconocido prestigio, como es su propio caso .

MÁS INFORMACIÓN

Empezó a trabajar en el despacho profesional de su padre, en la calle Castellón, y se especializó como penalista, llegando a ser con los años uno de los más valorados de Valencia. Años más tarde trasladó su bufete a la calle Grabador Esteve, donde ejercía actualmente.

Nácher ha llevado la defensa de numerosos casos que han saltado a la actualidad política o simplemente mediática como fue hace un par de años el caso del diseñador Francis Montesinos. Actualmente se ocupaba de la defensa del expresidente de la Diputación de Valencia y excalde de Xàtiva, Alfonso Rus.

A lo largo de su trayectoria profesional ha desempeñado diversos cargos en el Colegio de Abogados de Valencia a cuya Junta de Gobierno perteneció durante años como diputado.

También tuvo una faceta docente puesto que ejerció como profesor de la Escuelas de Prácticas del Colegio de Abogados y fue igualmente profesor de Derecho de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. También ha colaborado con frecuencia en la prensa escrita, mediante artículos de opinión

Afable, elegante, artista...

Desde el punto de vista personal, los colegas de Pedro Nácher destacan, al margen de su brillante carrera profesional, su carácter afable, su elegancia natural y su enorme capacidad de convicción cuando abordaba cualquier tema. Tenía un perfíl personal marcadamente artístico puesto que era aficionado al dibujo e incluso hacía sus pinitos como viñetista. Pero su verdadera pasión era la música. Tal vez porque en sus inicios de estudiante el hecho de haber pertenecido a la tuna le marcase. Lo cierto es que había formado un cuarteto de cuerda, llamado Cuartetormo, con el que disfrutaba tocando junto a sus inseparables Luis Cencillo, Paco Coloma y Pipo Solá. También era muy aficionado a los conciertos de música clásica.

Hace un año sufrió una dolencia hepática de la que se estaba recuperando pero que ha sido finalmente la que ha acabado con su vida.

Casado y padre de tres hijos, Marta, Pedro y Graciela, su muerte ha causado enorme amargura entre sus familiares, amigos y compañeros, que no esperaban este fatal desenlace.

 

Fotos

Vídeos