Archivan la querella de Teresa Romero por injurias contra el exconsejero de Sanidad de Madrid

La auxiliar de enfermería Teresa Romero. /
La auxiliar de enfermería Teresa Romero.

Javier Fernández puso en duda la capacidad de la auxiliar, que se contagió de ébola a finales de septiembre de 2014

JOSÉ LUIS ÁLVAREZMadrid

El juez de Instrucción número 42 de Madrid ha archivado la querella por injurias presentada por la auxiliar de enfermería Teresa Romero contra el entonces consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández, que puso en duda la capacidad de la profesional sanitaria del hospital Carlos III, que se contagió de ébola a finales de septiembre de 2014 cuando atendía al religioso Manuel García Viejo, enfermo a causa del virus.

El letrado de Teresa Romero, José María Garzón, anunció que ayer presentó un recurso contra el archivo de la querella, al entender el juez que las declaraciones del exconsejero no conformaron una intromisión en el honor de la auxiliar sanitaria. Teresa Romero se contagió cuando se quitaba el traje de seguridad con el que atendía al religioso de la orden de San Juan de Dios.

Destituido por sus «poco afortunadas» palabras por el que era presidente del Gobierno regional, Ignacio González, Javier Fernánez llegó a decir sobre Teresa Romero que «para explicarle a uno cómo se tiene que quitar o poner un traje, no hace falta un máster. Pero indudablemente, uno puede tener más capacidad de aprendizaje que otros». Fernández, medico de profesión, añadió que «tan mal no debía estar para ir a la peluquería a depilarse».

Según el defensor de Teresa Romero, durante las diligencias practicadas en la causa, «más que en si había lesión o no, las preguntas del juez se centraron más en los motivos del contagio, que no era lo que estábamos discutiendo». José María Garzón estima que aunque el juez entienda que no hay delito eso «no significa que no haya una intromisión al honor».