Cuando los niños abren las alas

Cuando los niños abren las alas

El parque natural de la Font Roja organiza una sesión de anillamiento científico de pájaros forestales apto para los más pequeños

PABLO GALLÉN

Acercarse a la naturaleza para conocer de cerca los secretos que esconde y estar en contacto con una de las especies más mágicas del reino animal es posible en el parque natural de la Font Roja.

El paraje situado entre los términos municipales de Alcoy e Ibi, al norte de la provincia de Alicante, ofrece una actividad gratuita relacionada con la ornitología para todo tipo de público. Se trata de una propuesta con el objetivo de colocar pequeñas circunferencias metálicas en las patas de diferentes aves forestales o lo que es lo mismo, el anillamiento científico a las principales especies de pájaros que habitan en el carrascal alicantino.

La sesión, que arrancará el próximo viernes 14 de agosto de 9 a 11.30 horas, consistirá en una ruta a pie hasta la Fuente de Tetuán de 2,5 kilómetros -situada dentro del paraje-, donde los guías explicarán el desarrollo de la actividad, darán a conocer a los asistentes la flora y fauna del parque y posteriormente pasarán a capturar a las aves con redes.

«Colocamos unas mallas invisibles, apresamos los pájaros y luego la actividad consiste en medir, pesar y apuntar todos los datos en una hoja de registro. Finalmente, se ponen las anillas y dejamos en libertad a los pájaros», apunta Pep Cantó, técnico del parque natural y responsable de esta actividad.

Las aves que se analizarán durante el taller serán diferentes especies de pinzones, arrendajos, merlas, petirrojos y carboneros comunes. Todos ellos son pájaros pequeños y ampliamente distribuidos en los bosques mediterráneos. De hecho, la sesión se desarrollará a la sombra de árboles como la carrasca o el roble, una escena de convivencia perfecta entre las personas, los animales y la vegetación en un entorno natural privilegiado de la Comunitat Valenciana.

El taller no es la primera vez que se realiza en la Font Roja. En los últimos años se ha convertido en un clásico que se desarrolla durante dos o tres veces al año con el objetivo de abrir el paraje a la ciudadanía e intentar transmitir valores de educación medioambiental a los más pequeños de la casa.

«Uno de los momentos más gratificantes del anillamiento es ver la cara que se les queda a los niños cuando se libera a los pájaros, es un momento alucinante e irrepetible», afirma un emocionado Cantó.

Aunque la actividad está planteada para dos horas y media, a veces el tiempo se amplía hasta las tres horas, por lo que cuesta capturar las especies. Además los responsables indican que el éxito del taller está asegurado, por lo que recuerdan que es bastante recomendable reservar con antelación, ya que las plazas están limitadas a un número de 35 personas.

Otra de las sugerencias que lanzan es el hecho de vestir ropa cómoda, calzado adecuado para la naturaleza, almuerzo y cámara de fotos para inmortalizar los mejores momentos de la mañana. La dificultad de la ruta que se ha de hacer desde el centro de visitantes del parque hasta la Fuente de Tetuán es baja, por lo que no hay ningún tipo de restricción para las personas que se quieran apuntar.

El carrascal de la Font Roja es un paraíso para las aves, un lugar idóneo donde habitan más de 35 especies diferentes y el único emplazamiento de la provincia de Alicante donde anida el herrillo común. Catalogado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), los técnicos del parque mantienen un estudio permanente de la avifauna en el que constatan las características de los pájaros, el tiempo de supervivencia y las diferencias entre las poblaciones: por ejemplo, si se trata de aves forestales sedentarias o proceden de Europa.

Las singularidades de humedad de los bosques de la Font Roja condicionan que las especies vivan allí. El parque presenta un clima mediterráneo con influencias continentales y de alta montaña según la altura, lo que hace que existan diversos ecosistemas. En las zonas más frías y húmedas del parque y las zonas situadas a partir de 1.250 metros de altura se encuentra el bosque caducifolio formado por especies como el quejigo, el fresno, el arce, el tejo o el mostajo. Esta zona del parque es muy importante debido a la escasez de este tipo de vegetación en el resto de bosques valencianos.

Además de este taller ornitológico el día 24 de septiembre se llevará a cabo una charla para los más jóvenes, en el Centro Cervantes de Alcoy, para conocer los valores naturales más singulares del paraje.

El anillamiento de aves no es más que un taller para intentar concienciar a la ciudadanía de la importancia de la buena convivencia y del respeto que debe primar entre los distintos seres vivos que conviven en el planeta.