Fallece José Peiró Faus, exalcalde de Rafelcofer y director del Preventorio Infantil

Fallece José Peiró Faus, exalcalde de Rafelcofer y director del Preventorio Infantil

Era maestro de profesión y natural de Potries, pero residía desde hacía muchos años en el pueblo en el que ejerció de primer edil

R. ESCRIHUELAVALENCIA

El exalcalde del Partido Popular de Rafelcofer y director del colegio Nuestra Señora del Amparo (Preventorio Infantil) del Real de Gandia, José Peiró Faus, falleció este martes de forma repentina a los 73 años. El funeral por su alma se celebró ayer por la tarde en la iglesia de Rafelcofer, en una ceremonia religiosa a la que acudieron numerosos familiares, amigos y conocidos.

Pepe Faus era maestro de profesión y natural de Potries, pero residía desde hacía muchos años en Rafelcofer. Estaba casado y tenía cuatro hijos. Era una persona muy conocida y apreciada en toda la comarca de La Safor, donde desarrolló tanto su vida personal como prefesional.

De hecho, fue alcalde por el PP de Rafelcofer desde el año 2003 a 2005. Antes, en la legislatura de 1999 a 2003, ejerció como concejal en la Corporación municipal. Además, fue director durante más de 26 años del colegio Nuestra Señora del Amparo (Preventorio Infantil) del Real de Gandia y miembro de la Fundación de esta residencia, que acoge a niños desde Infantil hasta sexto de Primaria, procedentes de familias desestructuradas, en riegos de exclusión social y sin recursos económicos. El Preventorio dispone de dos partes: la de colegio y la de residencia infantil. Se trata de un centro educativo de carácter público y gratuito, incluyendo el comedor.

Aunque ya estaba jubilado, seguía siendo miembro del Consejo Escolar del centro educativo y estaba muy vinculado al Preventorio ya que también pertenecía a la Fundación de Nuestra Señora del Amparo.

La secretaria del centro, Gloria Mañó, remitió una carta de despedida a su querido compañero José Peiró en la que señala que resulta «muy doloroso despedirnos de tí maestro Pepe, muy querido y apreciado por todos aquellos niños y niñas de la Gran Familia del Preventorio, para los que con el paso del tiempo llegaste a ser como un padre. ¿Qué puedo decir yo como compañera tuya? Sólo decirte que ha sido un placer y un honor trabajar contigo, compañero, maestro, amigo y confidente, que siempre estuviste ahí en los buenos y malos momentos».

Mañó apunta que de esta gran persona «aprendimos el significado de la cariño-terapia que tanto necesitaban nuestros niños y niñas, a no escatimar horas de dedicación plena y absoluta hacia ellos, contigo aprendimos que nuestra profesión es una forma de vida. Fuíste y serás un referente, gracias maestro Pepe».