El temporal causa ocho millones en daños en el sistema de depuración de aguas de Ontinyent

Miembros de la brigada dialogan con vecinos afectados. / lp
Miembros de la brigada dialogan con vecinos afectados. / lp

Las brigadas municipales comienzan a limpiar las viviendas del barrio afectado de la Canterería para poder evaluar su estado

MANUEL GARCÍAONTINYENT.

El histórico temporal de lluvia que desbordó el río Clariano a su paso por Ontinyent el pasado jueves ha causado daños por valor de ocho millones de euros en el sistema de depuración de aguas de la ciudad. Los técnicos municipales que han descubierto los daños han constatado que los desperfectos incluyen daños graves en los dos principales colectores de la ciudad y la parada de la depuradora, situación que está provocando el vertido diario de alrededor de 9.000 metros cuadrados de aguas residuales urbanas e industriales de los términos de Ontinyent y Agullent en el Clariano.

El alcalde, Jorge Rodríguez, acompañado por concejales y técnicos municipales, participó ayer en una primera reunión de urgencia en la sede de la Confederación Hidrográfica del Júcar en Valencia para tratar la situación, a la cual se convocó también al Ayuntamiento de Agullent, la empresa Egevasa, la Diputación de Valencia y la entidad Pública de Saneamiento de Aguas de la Generalitat Valenciana (EPSAR). Allí, el alcalde solicitó a las entidades implicadas una solución de urgencia ante una situación que los técnicos advierten que será más grave a medida que el caudal de lluvia baje, ya que dejará en el río únicamente aguas residuales sin depurar.

La cruenta factura de la gota fría.
Más información en páginas 8 a 11.

El actual sistema de depuración de aguas data de 1982, después de las inundaciones derivadas de las fuertes lluvias que provocaron la pantanada de Tous. Un sistema que ha quedado inhabilitado al quedar destruidos por la fuerza del agua los dos principales colectores (el este, que recogía el agua residual del casco urbano, y el oeste, que hacía lo propio con las aguas residuales industriales de los polígonos de Ontinyent y Agullent), provocando a su vez la parada de la depuradora.

Después de la primera reunión de ayer, está previsto que esta semana visitan la zona el Comisario de Aguas de la CHJ, así como miembros del Consell, a los que se trasladará desde el Ayuntamiento la necesidad de actuaciones urgentes para atender la situación provocada por un episodio de lluvia sin precedentes en la zona, dando una solución definitiva que permita evitar nuevas situaciones como esta en el futuro.

Por otra parte, el Ayuntamiento ha iniciado la evaluación de los daños, especialmente en las viviendas del barrio de la Canterería, las más afectadas por el desbordamiento del río Clariano el pasado jueves.

En este sentido, fuentes municipales han informado de que técnicos del Ayuntamiento han comenzado este lunes a evaluar el estado en el que han quedado las viviendas, de donde fueron desalojadas alrededor de 40 personas, 30 de las cuales continúan en el albergue municipal.

Tras esta evaluación, los técnicos determinarán si se puede autorizar el retorno de los desalojados en los próximos días, y para aquellos casos que no puedan regresar a sus casas, el Ayuntamiento ya ha considerado diversas alternativas.

Estas medidas son reubicar a familias que no tengan alojamiento ni ninguna alternativa al mismo serán en viviendas de alquiler, cuyos costes serán asumidos inicialmente por el Ayuntamiento de Ontinyent, hasta que se confirme la llegada de ayudas de otras administraciones.

Los servicios municipales hicieron un primer trabajo de acceso a las viviendas de la Canterería y ayer lunes procedieron a limpiar la zona, según las fuentes. Se han dispuesto contenedores de hierro, madera y basura en los extremos de la calle para facilitar la retirada ordenada de los desechos. Además, la brigada de obras ya ha intervenido en más de 50 caminos y ramales públicos diseminados para paliar los efectos de la lluvia, según fuentes del Ayuntamiento de Ontinyent.

Cinco retroexcavadoras continúan retirando barro y restos de desprendimientos sobre estas vías y se está actuando en otros puntos del casco urbano, como la calle Enric Valor, en unos trabajos a los que la brigada de obras actúa de manera coordinada con la empresa gestora del servicio de limpieza municipal, Urbaser. Los parques y jardines municipales también están siendo objeto de varias intervenciones, por lo que algunos de ellos continúan cerrados, y otras instalaciones municipales como las bibliotecas, el polideportivo y los museos ya han vuelto a abrir sus puertas tras el histórico temporal.

Los colegios e institutos también han reanudado las clases, pero no así el Campus Universitario, que continúa cerrado hasta que la Universidad de Valencia determine lo contrario.

Jorge Rodríguez, que ha pedido la declaración de «zona catastrófica», reclamó el pasado sábado al subdelegado del Gobierno, Roberto González, la «máxima agilidad» en la concesión de ayudas por las inundaciones.