Un niño dona la indemnización por la muerte de su perro a una protectora de Fontanars

Eloy junto a su familia en la protectora de Fontanars./LP
Eloy junto a su familia en la protectora de Fontanars. / LP

Un juez sentenció a un pastor a pagarle 700 euros por matar a palos a su can

MANUEL GARCÍA

La Associació peludets amb cor i medi ambient de Fontanars dels Alforins vivía el pasado 12 de enero uno de los días más especiales de toda su trayectoria como protectora de animales. Un niño de Villena, Eloy, de 12 años, les hacía entrega de 700 euros. Es la cantidad que recibía como indemnización por la muerte de su mascota, un pequeño perro llamado 'Conan', impuesta por un juzgado de Cuenca al pastor que la provocó.

«Nos ha dado una gran lección», asegura Mª José Pastor, presidenta de la protectora, quien asegura que, a pesar de que los hechos ocurrieron hace cuatro años, el pequeño Eloy aún no ha superado lo ocurrido. «Vió como el pastor mataba a palos a su perrito y aún repite en su cabeza el ruido y la imagen tan dolorosa y violenta», explica.

De hecho, desde la asociación se le ha ofrecido la posibilidad de quedarse con alguno de los canes que tienen, pero Eloy no está aún preparado para tener ninguna mascota. «Esta es la forma de ir superándolo, porque fue él quien insistió a su familia en donar el dinero a nuestra asociación, que llegó a conocer a través de una de nuestras colaboradoras», explica Mª José, quien agradece la decisión del pequeño y el gesto con su asociación.

Gracias a esta donación podrán contar con alimentos durante un gran tiempo para la treintena de animales que tienen en acogida. «Directamente nos fuimos a comprar el pienso, porque es lo que más nos preocupa, el poderles dar de comer»,

Los hechos ocurrieron cuando Eloy contaba con tan sólo 8 años de edad en un pueblo de Cuenca. Jugaba con sus amigos y su mascota cuando un rebaño de ovejas se acercó a las inmediaciones y el can quiso jugar con ellas. El pastor, que al parecer ya estaba advertido de que no debía de acercarse tanto al pueblo, comenzó a golpear al animal hasta matarlo ante la impotencia y la impresión de los pequeños. La familia lo denunció y ha sido condenado a indemnizarle económicamente con esos 700 euros, que, a pesar de que han servido para una buena causa, no han servido para curar las heridas de este pequeño de Villena.

 

Fotos

Vídeos