«Todo el mundo quiere saber quién es»

«Todo el mundo quiere saber quién es»

El gerente de la administración alcireña que ha repartido 7'7 millones en la Bonoloto, confía en que este premio anime las ventas de cara al sorteo de Navidad

MANUEL GARCÍA

«Desde anoche que lo supe, todo el mundo me felicita y, sobre todo, quiere saber quién es el afortunado. Hay mucha curiosidad entre la gente». A Francisco Comes, gerente de la administración de lotería número 3 de Alzira, situada cerca de la plaza del Mercat, no le abandona la sonrisa desde que le avisaron hacia las diez y media de la noche de ayer de que había repartido un premio histórico. Y no es para menos. Repartir casi 7'7 millones de euros con la Bonoloto se ha convertido ya en el principal hito de una administración veterana, no en vano lleva abierta desde el año 1985. «Hemos repartido otros premios en diferentes sorteos, pero éste, con los botes que había acumulados, es el mayor de todos», explica con satisfacción.

Mientras dialoga con LAS PROVINCIAS frente al cartel que indica el premio entregado, exactamente 7.694.919 euros con un boleto en el que el acertante se gastó 3,5 euros (siete apuestas)., no son pocas las personas que lo miran con admiración y se oyen expresiones de envidia y de sorpresa al observar la cuantía de dinero que recibirá el misterioso afortunado. «Quién los pillara», se escucha a un hombre que pasa junto a la adminitración.

Comes explica que desconoce el nombre del afortunado y confía en que la entrega de este premio pueda ser un aliciente de cara a la última semana y pico que queda hasta la celebración del sorteo extraordinario de Navidad: «Las ventas no iban mal y parece que ahora se estaban animando. Esperemos que este premio pueda ser un acicate para aumenten un poco más».

El sorteo navideño se espera con especial interés en la capital de la Ribera Alta, recordó Comes, ya que hace exactamente 50 años, en 1968, hasta la ciudad llegó tanto el gordo como el tercer premio del sorteo más seguido del año: «Esperemos que se pueda repetir», explicó a LAS PROVINCIAS mientras en su administración no paraban de entrar vecinos en busca de la suerte que, quién sabe, pudiera retornar a la ciudad para celebrar este medio siglo del Gordo de Navidad.

María, una veterana compradora de lotería en la administración, fantasea sobre lo que haría con esa cantidad de dinero y confía en poder ser ella la protagonista de la noticia en apenas diez días: «Buf, no quiero ni pensarlo, pero seguro que nos vendría muy bien a toda la familia». Aunque había dejado para casi el final la compra de su décimo de Navidad, lo sostiene satisfecha al salir de la administración y confía en que la suerte de la Bonoloto siga en la administración número 3 de Alzira y pueda repartir más premios en breve.

Mientras tanto, Francisco Comes no deja de ser requerido por vecinos y medios de comunicación para que explique, una vez más, sus sensaciones al haber repartido este premio histórico: «Es una alegría muy grande», resume.

 

Fotos

Vídeos