Inés Ballester, sala Paraíso

A Inés Ballester le encanta acudir a festivales de cine, como la Berlinale./LP
A Inés Ballester le encanta acudir a festivales de cine, como la Berlinale. / LP

La burrianense se considera cinéfila hasta la médula, una afición que le viene desde aquel bisabuelo que abrió el primer cine en Burjassot. A través de las películas hace un repaso por la historia de su vida

ELENA MELÉNDEZ

Una de las pasiones de la periodista Inés Ballester es el cine. La afición le viene de niña, pues su padre también era cinéfilo y su bisabuelo abrió el primer cine de Burjassot. En la sala se programaban películas mudas y la hermana del propietario tocaba el piano a fin de ambientar las veladas cinematográficas. «No llegué a conocerlo pero siempre me fascinó que fuera el dueño de un cine. Además, recuerdo a mi padre los fines de semana viendo películas del Oeste», explica.

Así que empezó a frecuentar las salas de la ciudad. En sus años de estudiante las películas de estreno eran un lujo para Inés y sus compañeros, así que se metían a la doble sesión del Cinestudio D'or donde, a día de hoy, aún programan películas de reestreno. Fue durante esa época cuando forjó su pequeño ritual. «Necesito silencio para ver una película, no me gusta hablar ni que me hablen. Llego puntual a la sala, me molesta bastante cuando la gente me salta por encima una vez iniciada la proyección. Sin duda prefiero ver las películas en pantalla grande y ya no como palomitas pero no es purismo, las dejé porque engordan», afirma con una sonrisa.

Si tuviera que escoger una cinta se queda con 'Cinema Paradiso', una elección que comparte con sus padres y que ha visto en numerosas ocasiones. De la niñez recuerda con ilusión 'Mary Poppins', y le produce mucha satisfacción el hecho de que aquellos niños que en su día disfrutaron de su estreno ahora acudan a las salas a ver el remake y salgan emocionados.

El destino quiso que hace unos años su camino se cruzase con el de Juan Luis Ruiz de Gauna, actual director de Mediapro, junto al que ha recorrido los festivales de cine de Berlín, Venecia, San Sebastián o Málaga. La foto que la periodista ha escogido data de 2015 y tiene lugar durante el Festival de Cine de Berlín, que ese año abría con 'Nadie quiere la noche', película dirigida por Isabel Coixet y producida por Mediapro. «Asistimos al estreno, yo a Isabel la quiero mucho. Pude conocer a Juliette Binoche, que es la protagonista. En la película parece una mujer distante pero es encantadora y posee ese aura de belleza atemporal de las divas del cine». Durante los días que duró el certamen hacia tanto frío en la ciudad que encontraron el remedio a las bajas temperaturas yendo de fiesta en fiesta.

Recuerda también Inés la primera vez que fue al Festival de Venecia y tuvo la oportunidad de conocer a Javier Cámara. «Nos venían a buscar con una góndola al hotel y yo me sentía como la protagonista de una peli. Siempre digo que es preferible no conocer a los mitos, pero en el caso de Javier no es así, se trata de una persona verdaderamente excepcional, un lujo». Si se tiene que calificar como tipo de espectadora en los festivales confiesa que depende del certamen, pues hay ocasiones en las que le viene todo rodado, la programación le encaja y desde las nueve de la mañana no para de ver películas. Hay otros años en los que debe atender compromisos profesionales y no puede ver casi cine, o asiste con amigos y prefiere disfrutar más del ambiente. «A San Sebastián voy desde hace casi veinte años y además coincide con mi cumpleaños, fecha en la que Arzak nos invita a cenar. Es imposible estar en Donosti y no reservarte un rato para comer».

Para Inés, además, el cine ha supuesto en ocasiones una válvula de escape o una manera de conciliación familiar hasta el punto de que, durante la época en la que su hijo era adolescente, se inventó una suerte de oasis para ambos. «En ese periodo compartíamos menos cosas. Recuerdo que los domingos en Madrid nos metíamos en el cine a la sesión matinal y luego nos íbamos a comer un arroz. Era una bonita manera de estar juntos».

Pese a que por motivos profesionales suele acudir a estrenos de cine, la presentadora reconoce que no le termina de gustar el hecho de tener que arreglarse, pasar por el photocall y esperar a que comience la película pues, para ella, el cine es algo más íntimo. «Yo me sumerjo en las películas, prefiero las historias pequeñitas a las superproducciones. Acabo de ver 'Roma', de Alfonso Cuarón. Es una maravilla, me la he creído, me he metido de lleno». A la hora de ir al cine prefiere hacerlo acompañada, aunque recuerda con cariño una época en la que iba sola a las cuatro de la tarde y desconectaba de todo. Cuenta una anécdota de esa misma sesión tan temprana. Acompañada de una amiga, tuvieron la suerte de poder ver la película ellas dos solas en la sala, «todas aquellas butacas, la oscuridad y nosotras en el centro. Lo recuerdo como una experiencia muy bonita».

Asegura Inés que las historias que vemos en la gran pantalla nos enseñan cosas muy valiosas sobre la vida, el amor o la amistad. Que ella ha aprendido, gracias al cine, cómo es el día a día en una familia japonesa o la rutina de una serie de personajes anónimos que viven en Palestina. «Esa pantalla nos conduce hasta otras realidades y nos acerca a la vida de personajes con los que llegamos a empatizar. Para mí el cine es algo mágico».

Más sobre Inés Ballester