¿Qué hicieron los actores de Cinema Jove por Valencia?

Sergio Peris Mencheta y Sergio Villanueva junto a la fuente de la plaza del Ayuntamiento./
Sergio Peris Mencheta y Sergio Villanueva junto a la fuente de la plaza del Ayuntamiento.

Del blanqueamiento dental de William Miller y los chipirones de Emilio Gutiérrez Caba a la horchata con fartons que fascinó a Daniel Grao y el paseo por el Mercado Central de Ingrid García-Jonsson

MARTA PALACIOSValencia

¿Sabía que Fernando Albizu estudió Arquitectura en la Universidad Politécnica de Valencia? ¿O que Emilio Gutiérrez Caba es un enamorado de la plaza del Ayuntamiento, el barrio del Carmen y la playa? ¿Y si les digo que William Miller se acaba de hacer un blanqueamiento dental en una clínica de la ciudad? Como lo leen.

Si me acompaña por este viaje a través de los secretos de la claqueta descubrirá esas anécdotas y otras muchas más protagonizadas por algunos de los actores que durante estos días han permanecido en la ciudad con motivo de la celebración de la trigésima primera edición del Festival Internacional Cine Cinema Jove.

Vestido para Hitchcock

La actriz Ana Álvarez puede considerarse (y lo es) la musa de Cinema Jove. Ella se encarga de conducir los festivales de inauguración y clausura del certamen desde hace ya algún tiempo. En esta ocasión, la jerezana quiso hacer un guiño muy especial al gran director de cine y productor británico Alfred Hitchcock. ¿Y cómo? preguntarán. Pues con un vestido en color rosa palo y un peinado clásico con el que intentó (y consiguió) emular a la actriz Kim Novak en la inolvidable obra maestra Vértigo.

La vinculación de todos con Valencia es especial, y en esta ocasión abarca más allá de los tópicos. Como muestra de ello, ahí está el ejemplo de Fernando Albizu, quien además de recordar sus tres años de estudiante en la Universidad Politécnica -nunca llegó a ejercer la arquitectura porque se dedica cien por cien a la interpretación-, tenía muchas ganas de volver a la capital del Turia para comer un buen arroz. Finalmente lo consiguió. El actor de Rumbos se dejó caer con Manuela Burló Moreno, la directora de su último filme, por el restaurante Vinatea del hotel Astoria.

Pero no sólo él valora la gastronomía valenciana. Emilio Gutiérrez Caba, mucho más delgado de lo habitual, pues acaba de perder once kilos, se pasó por El Encuentro, restaurante al que fue a cenar con Enrique Fayos, del teatro Olympia, Antonio Llorens, el productor y cineasta Loris Omedes y el joven actor Oriol Vila. Allí el vallisoletano optó por unos chipirones, algo light, aunque en la mesa ganaron por goleada las manitas de cerdo. ¿Y si le hubiéramos preguntado por el lugar que más le gusta de Valencia? Ahí lo tiene claro y se declararía amante del barrio del Carmen y de la playa, pero sobre todo de la plaza del Ayuntamiento.

Fue justo en ese céntrico enclave, en uno de sus hoteles, donde se hospedó el joven actor William Miller (Los miércoles no existen, Cuéntame cómo pasó...) Aprovechó la azotea del edificio para hacer deporte y uno de esos días en los que estaba cuidando el cuerpo coincidió con un grupo de turistas italianas que se encontraban en la ciudad de despedida de soltera y le invitaron a tomar con ellas una copa de cava, intentando que se uniera a la fiesta. Por supuesto, como habrán imaginado, no lograron su objetivo.

Miller aprovechó al máximo su visita a Valencia, hasta el punto de realizarse un blanqueamiento dental en la clínica del odontólogo valenciano Primitivo Roig. Eso sí, antes de pasar por allí hincó el diente a una sabrosa pizza argentina de Picsa. Allí se retrató con las camareras y encargadas del local, que lo reconocieron nada más verlo pese a ir camuflado bajo una gorra y unas gafas de sol. Ninguna de ellas quiso dejar escapar la oportunidad de llevarse a casa un retrato con él como recuerdo. También visitó de incógnito Radio City para divertirse.

La llegada de Sergio Peris Mencheta a Valencia no resultó menos tranquila. Se complementó con su otra mitad, el actor valenciano Sergio Villanueva, y ambos vivieron juntos una jornada nocturna frenética. Éste ejerció de cicerone y juntos acudieron al auditorio de Torrent, al teatro Rialto... Se fueron de cena y se fotografiaron en la fuente de la plaza del Ayuntamiento para dejar huella de su estancia. Peris Mencheta se llenó el estómago en Chez Lyon con pato, «un plato que borda Paco», confesaría, además de un excelente tartar de atún, solomillo y, de remate, tarta Tatin. Por cierto, al final de la noche Jaime Puyol se unió al grupo para tomar unos vinos. Eso sí, de la tierra.

Pero nuestros actores no sólo se llevarán buenos recuerdos de la gastronomía valenciana. Ingrid García-Jonsson, por ejemplo, se dejó embrujar por el encanto del Mercado Central (y sus alrededores), donde acudió junto a su representante, Lucía del Río, que también fue actriz pero decidió convertirse en manager. Y Daniel Grao se quedó literalmente embobado con el edificio más estrecho de Europa, situado en la plaza Lope de Vega, que fue a ver ex profeso. De hecho, acudió a visitarlo después de tomar en Santa Catalina una horchata con fartons, bebida refrescante que le encanta. Algo casi sagrado.

Y para cenar, nada mejor que acompañar a la guapísima Macarena García y el director de Palmeras en la nieve, Fernando González Molina. Pero Grao no se fue de Valencia sin antes dedicar unas palabras de agradecimiento a su padre, que es de Vinaròs, en la gala de clausura del festival cinematográfico.

Al igual que Grao, otros dos guapos oficiales del certamen, Leonardo Sbaraglia y Clara Lago, eligieron Mar de Avellanas para comer: ensalada, croquetas de cocido y arroz. Y para acompañar, ella un vermú y él un vino tinto, aunque todavía recuerda lo rica que está el agua de Valencia y todas las veces que la ha pedido cuando ha estado aquí en alguna de sus visitas.

Fotos

Vídeos