Ximo Puig se inclina por un Consell de doce carteras con un área propia para Turismo

Ximo Puig sonríe junto a María José Salvador en el pleno del pasado jueves. / txema rodríguez
Ximo Puig sonríe junto a María José Salvador en el pleno del pasado jueves. / txema rodríguez

Vivienda podría separarse de Obras Públicas, igual que Medio Ambiente y Agricultura ocuparían consellerias distintas

JC. Ferriol moya
JC. FERRIOL MOYAValencia

Superada la constitución de Les Corts de la X legislatura, las primeras integradas por seis grupos parlamentarios, al presidente de la Generalitat y secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, le toca iniciar el proceso para perfilar el nuevo Gobierno valenciano. Con los equipos negociadores de las tres formaciones del Botánico ya perfilados, y a la espera de que las elecciones municipales y europeas del 26 de mayo terminen de definir el escenario político local y provincial, el líder del PSPV trabaja ya en el perfil del que debe de ser el próximo Consell.

Aunque el jefe del Consell no ha expresado públicamente mucho más que reconocer que la incorporación de Unides Podem-EU provocará un aumento del número de departamentos de su Consell, en el entorno del líder socialista se han extendido ya algunas certezas respecto a cómo podría ser la nueva estructura del Gobierno valenciano. Como si de un homenaje al expiloto de motociclismo Ángel Nieto se tratara, el «12 + 1» se ha extendido ya como un sonsonete entre los cargos del PSPV. Ese 12 +1 hace referencia a que el nuevo Consell estaría formado por una docena de carteras, encabezadas por el propio presidente de la Generalitat. El actual Gobierno valenciano está compuesto por diez personas: el presidente Puig, la vicepresidenta Mónica Oltra y ocho carteras. Las 12 carteras serían, según la propuesta socialistas, seis para el PSPV y las otras seis para Compromís y Podemos.

Desligar Cultura y Educación y dar más protagonismo a Formación Profesional es otra de las opciones

¿Doce más uno implica que no haya vicepresidencias? Lo que se ha venido apuntando hasta la fecha respecto al futuro de la líder de Compromís señalaba, como no podía ser de otra manera, que su protagonismo en el nuevo Consell lo decidiría ella. Durante la sesión de constitución de Les Corts se vio a Oltra completamente sola en algún instante. El entorno de Puig confía en que la dirigente nacionalista vuelva a ocupar la vicepresidencia, e incluso especulan con la posibilidad de que el secretario general del PSPV nombre algún otro vicepresidente, con la intención de difuminar la visibilidad de la líder de Compromís.

¿Y el resto? La negociación entre los partidos del Botánico y el propio debate de investidura de Puig ayudarán a conformar el reparto exacto de competencias en el nuevo Consell. Con todo, algunas áreas comienzan a estar perfiladas entre los corrillos de los dirigentes del partido. Que Turismo disponga por fin de la consideración de conselleria constituye una de esas 'apuestas' que se vienen haciendo en el partido y que cuentan con un creciente número de adeptos. La labor de Francesc Colomer al frente de la Agencia Valenciana de Turismo cuenta con el reconocimiento del sector, aunque algunos ámbitos del partido echen en falta iniciativa política. Su pareja, María José Salvador, acaba de ser elegida vicepresidenta primera de Les Corts.

Separar Cultura y Educación es otra de las opciones sobre la mesa. A la primera 'pata' del departamento que ha venido dirigiendo Vicent Marzà -a quien se le ha reprochado precisamente su falta de implicación en esa área- se le podrían sumar las consecuencias en materia de Patrimonio. A la segunda, con Marzà de nuevo al frente, se le daría más relevancia a las competencias vinculadas a Formación Profesional, con la intención de reforzar la apuesta por la preparación de los jóvenes para el mercado laboral.

Gabriela Bravo, sobre su continuidad: «Depende del presidente»

La consellera de Justicia en funciones, Gabriela Bravo, aseguró ayer, preguntada por su futuro en el Consell, que ha trabajado con «muchísima ilusión» y resaltó que se ha «avanzado mucho» en la modernización de la Administración Pública y de la Justicia, pero constató que su continuidad «depende de quién presida la Generalitat». Hasta la fecha se ha venido dando prácticamente por segura la continuidad de la consellera.

Bravo, antes de asistir a las XI Jornadas Víctimas del Terrorismo de la Comunidad Valenciana, señaló al respecto que se ha desarrollado un proyecto «consolidado que necesita de otra legislatura» y que ella ha trabajado con «muchísima ilusión. «El futuro ya veremos, ahora se abre un camino de negociaciones y de investidura de un presidente», constató. Preguntada por si seguirá si le piden que continúe, precisó: «Me lo tendré que pensar en ese momento, yo de momento sigo de consellera en funciones y trabajando en lo que me gusta, en cambiar las cosas».

Al respecto, resaltó que se ha iniciado un camino con proyectos «novedosos» que están «situado a la Comunitat Valenciana en la vanguardia» en muchos aspectos, como en el apoyo a las víctimas gracias a una red que «no la tiene ninguna otra comunidad». Del mismo modo, resaltó el proyecto diseñado para «cambiar la cara de los edificios judiciales» para que sean «dignos».

Habrá más novedades, previsiblemente. La cartera de Infraestructuras que hasta ahora dirigía Salvador podría partirse en dos, si tal y como se especula Podemos termina haciéndose con la dirección de las competencias vinculadas al departamento de Vivienda.

En el ámbito económico es, no obstante, donde pueden producirse más novedades y donde puede aparecer el principal foco de tensión entre los socios del Botánico. Por lo pronto, PSPV y Compromís pugnan por el control de Hacienda. En Economía, los socialistas querrían tomar las riendas de la cartera que ha dirigido Rafael Climent, o al menos hacerse con las competencias vinculadas a las inversiones productivas, que podrían sumarse a las de medio ambiente.

Sobre el tapete, la posibilidad también de que Universidades pudiera sumar un departamento junto a I+D+i y a la gestión vinculada a los emprendedores. Departamentos nuevos, como el vinculado a las políticas locales, habrían perdido opciones en las últimas fechas.

Más noticias