Villarejo sitúa a Garzón tras la filtración de los bolsos regalados a Barberá

El exjuez Baltasar Garzón. /DOMINIQUE FAGET/AFP
El exjuez Baltasar Garzón. / DOMINIQUE FAGET/AFP

El excomisario, en una conversación con el marido de Cospedal, dice que Rubalcaba paró la difusión de informaciones sobre Zaplana como pretendía el exjuez de Gürtel

A. Rallo
A. RALLOValencia

Los audios de José Manuel Villarejo se han convertido en un auténtico arsenal mediático. El exjuez Baltasar Garzón resulta uno de los más señalados en las conversaciones que hasta la fecha ha difundido el diario digital Moncloa.com. De nuevo, el polémico jurista aparece en una conversación que mantiene el comisario, ahora en la cárcel, con Ignacio López del Hierro, el marido de la entonces todopoderosa secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Villarejo comenta -el objetivo final de esta charla es que la dirigente popular conociera toda esta información- que el presidente de la Diputación de Alicante, Joaquín Ripoll, estaba siendo investigado. «Hay una investigación abierta, tiene el teléfono pinchado y está entrando mucho Zaplana», adelanta a su interlocutor.

Esta conversación, según el digital que difunde estos audios, se celebró el 1 de septiembre de 2009. El marco temporal resulta clave para encajar los acontecimientos que se producen posteriormente.

«Garzón se enteró del tema, y habló con Juan Antonio (González, comisario general de la Policía Judicial) y le pidió una copia de las cintas para publicarlo». A continuación, el policía proporciona uno de los datos más reveladores. «Como ya el otro está escarmentado por los bolsos de Rita que fue Garzón el que... (ininteligible) y tal y que va a tener problemas».

Esta referencia a la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá se produjo apenas mes y medio después de que El País publicara en exclusiva que la dirigente popular había recibido como regalo bolsos de una conocida marca de lujo. La información partía de un dossier policial que en aquellos momentos se encontraba bajo secreto de sumario en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El pinchazo telefónico se había registrado en el mes de enero de 2009 cuando Álvaro Pérez, 'el Bigotes', habla por teléfono y dice que se encuentra en la tienda de Louis Vuitton comprándole un bolso a la alcaldesa. Es más, añade que lo ha estado haciendo durante los últimos cuatro años. En un momento de esa intervención telefónica, aclara que no es que la primera edil les favorezca -a la trama Gürtel, se entiende- pero que tampoco les perjudica. La alcaldesa Barberá siempre negó los obsequios.

El hecho de que la llamada se produjera en enero, puede respaldar, en cierta medida, las afirmaciones de Villarejo. En aquel mes, el magistrado Garzón seguía instruyendo el asunto. El caso entró en su juzgado en el verano de 2008 y no fue hasta marzo de 2009, un mes después de estallar la operación, que el instructor se inhibió al Tribunal Superior de Justicia de Madrid ante los indicios de criminalidad de aforados. Cuando el sumario regresó de nuevo al juzgado de Instrucción, Garzón ya no estaba allí. En mayo de 2010 fue suspendido por el Poder Judicial. Posteriormente sería condenado por prevaricación por autorizar la grabación de conversaciones en la cárcel entre los cabecillas de la trama y sus letrados.

Ahora dirige un despacho de abogados. Algunas fuentes judiciales le vinculan con el cambio de estrategia de Ricardo Costa, que pasó de negar la financiación ilegal del PP a confesar todos los delitos. Francisco Camps ha solicitado que el exjuez declare por el caso de la Fórmula 1, pero se lo han denegado.

El asunto de los bolsos siguió generando repercusión incluso años más tarde, en enero de 2012, con la celebración del juicio de los trajes del que Camps resultó absuelto por un jurado popular. La reproducción de los audios, en concreto ese del Bigotes, supuso otra ofensiva judicial de Compromís contra la alcaldesa. El fiscal superior del TSJ, Ricard Cabedo, dio carpetazo al asunto. Si el propio juez instructor del caso no había apreciado la comisión de un hecho delictivo, ahora no tenía sentido que se le investigara, argumentaba el ministerio público. El ahora alcalde, Joan Ribó, criticó entonces a Cabedo por cerrar las pesquisas con un escrito de un folio.

La conversación del policía con López del Hierro

El audio difundido por Moncloa.com entre el marido de María Dolores de Cospedal y el polémico comisario dura algo más de dos minutos. La parte más sustancial es el primer minuto y medio. A continuación, se reproduce parte del diálogo.

Villarejo: También le advertí (a Juan Cotino) de que había una investigación abierta, me parece que te lo dije a ti, del presidente de la Diputación de Alicante (Joaquín Ripoll).

Ignacio López del Hierro: Sí.

V: Hay una investigación abierta, tiene el teléfono pinchado y está entrando mucho Zaplana.

ILH: ¿Está entrando mucho a…?

V: Mucho. Las llamadas. Y además, hombre, lo que pasa es que…

ILH: (ininteligible)

V: Bueno, pero quería el Garzón, y Garzón se enteró del tema, y habló con Juan Antonio (González, comisario general de la Policía Judicial) le pidió una copia de las cintas para publicarlo. Como ya el otro está escarmentado por los bolsos de Rita que fue Garzón el que (no se entiende)... y tal... y que va a tener problemas... El tío pidió una copia y no se qué y mi amigo me avisó y yo avisé al director y le dije: 'Vamos a tener otro lío que este tío está zumbado y tu eres un tío recto. Coño, habla con Alfredo y dile si él autoriza o no el tema.... Les puse contra la espada y la pared porque si este cabrón -en referencia a él mismo- se ha enterado podemos tener lío... Entonces dice Alfredo que no, que estos son cosas de Juan Antonio que está zumbado, nada de filtrar cosas, vamos a dejarnos de cachondeo, que voy a ver si apaciguo las cosas con el PP».

La grabación de Villarejo contiene más información delicada, en este caso, para el que era ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Antes de la referencia a Garzón y los regalos a Barberá, el comisario se había referido a las conversaciones interceptadas a Zaplana con Ripoll y a la intención del juez de filtrar esas informaciones. Entonces continúa con su relato: «Total, que el tío pidió una copia y no se qué -habla del magistrado- y mi amigo me avisó y yo avisé al director y le dije: «Oye, vamos a tener otro lío que este tío esta zumbado y tú eres un tío recto. Coño, habla con Alfredo y dile si él autoriza o no el tema...», se puede escuchar en los audios difundidos por Moncloa.com.

Concluye el comisario presumiendo de que finalmente abortó la idea, la de la difusión de la información contra el expresidente de la Generalitat. «Dice Alfredo que no, que estos son cosas de Juan Antonio que está zumbado. Nada de filtrar cosas, vamos a dejarnos de cachondeo, que voy a ver si apaciguo las cosas con el PP». Esto fue lo que supuestamente dijo el dirigente del PSPV al interlocutor de Villarejo. Zaplana está hoy en la cárcel investigado por repatriar cerca de diez millones de euros de supuestas comisiones durante su etapa de presidente de la Generalitat.

El audio de Villarejo depara otro hecho relevante si lo cruzamos con la hemeroteca. Justo dos meses después de esa delicada conversación, se produjo un incidente en el Congreso de los Diputados cuando los parlamentarios populares Esteban González Pons y Carlos Floriano preguntaron a Rubalcaba por el Sistema Integrado de Interceptaciones Telefónicas (Sitel). Tras un tenso debate, el ministro socialista persiguió a Floriano y le dijo: «Escucho todo lo que dices, veo todo lo que haces», informó en su día ABC.